Un grupo de gente con mascarilla. / I.P.

Contagiamos el covid en los cinco días siguientes a tener síntomas

Un estudio monográfico concluye que la duración ideal de la cuarentena de un positivo para cortar la transmisión del virus sería de siete a diez días

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

El período durante el que la gran mayoría de los pacientes covid tiene la capacidad de transmitir la infección, de contribuir a extender la cadena de contagios, son los cinco días siguientes a cuando detectan en su organismo los primeros síntomas que delatan que padecen esta enfermedad.

Así lo certifica un estudio monográfico realizado por investigadores del Imperial College de Londres, quienes por primera vez han hecho un seguimiento continuado y exhaustivo de un grupo de pacientes positivos a SARS-CoV-2 con el objetivo de responder a dos preguntas de gran trascendencia en la lucha contra la pandemia: ¿Cuándo los enfermos infectan a los demás? y ¿cuántos días es la duración ideal para una cuarentena que minimice la posibilidad de contagios? Hasta ahora los cálculos realizados para establecer los tiempos de aislamiento de los pacientes se habían basado en observaciones parciales y en modelos matemáticos usados por los epidemiólogos, pero no en datos reales y sometidos a un método científico.

Los investigadores británicos utilizan una muestra de 57 personas expuestas a pacientes ya infectadas por el SARS-CoV-2, de las que finalmente solo fueron aprovechables para el estudio los resultados de los seguimientos clínicos de 42, 38 con fecha confirmada del inicio de los síntomas de contagio y tres que resultaron asintomáticas. Se les mantuvo monitorizados en sus casas en dos períodos diferentes, entre septiembre de 2020 y marzo de 2021 y entre mayo y octubre de 2021, y se les realizaron pruebas PCR diarias y rellenaron cuestionarios sobre la evolución de sus síntomas también cada jornada. Por las fechas en que se hicieron los seguimientos, las variantes de coronavuirus que habían colonizado a los pacientes eran la alpha del inicio de la pandemia y la delta que la sustituyó en meses siguientes, pero no la familia de linajes de ómicron, mayoritaria desde finales de 2021.

La conclusión principal del estudio es que el período de muy altas posibilidades de transmitir la enfermedad a terceros son los cinco días siguientes a la aparición de los primeros síntomas y que el tiempo ideal de duración mínima del aislamiento o cuarentena del enfermo oscilaría entre 7 y 10 días según los casos.

El primer dato valioso que les aportó la investigación es que son muy pocos los infectados por SARS-CoV-2 que muestran capacidad de contagiar antes de que el paciente detecte algún síntoma de la enfermedad. De hecho, del grupo controlado, solo el 20%, uno de cada cinco pacientes, tenía posibilidades de transmitir la enfermedad en la fase asintomática.

Validez del test rápido

La segunda y fundamental conclusión es que la etapa de máxima capacidad de propagación de la epidemia son los cinco días siguientes a presentar algún síntoma. Al quinto día, según las PCR realizadas, todavía eran capaces de provocar infecciones dos terceras partes de los enfermos analizados, el 64,7%. Sin embargo, esta contagiosidad del coronavirus se debilita de forma muy notable con el paso de los días. Solo dos días después de la anterior medición, a la semana de notar los síntomas, la posibilidad de pasar a un tercero el virus cae al 23,5%.

En base a estos resultados, el equipo de investigadores recomienda que el período mínimo ideal de cuarentena del infectado varíe entre siete y diez días tras los primeros síntomas, según el tiempo que tarde el individuo en convertirse en negativo. Recomienda que, transcurridos los cinco días de aislamiento obligado, se le realicen pruebas de flujo lateral (test rápidos de detección de SARS-CoV-2 ) a diario. Si dos días consecutivos son negativas, la cuarentena puede concluir. En caso contrario, sea porque el resultado es positivo o porque el paciente no tiene posibilidad de realizarse las pruebas, la cuarentena se puede dar por concluida el día diez tras la aparición de síntomas porque la capacidad de contagiar del infectado es mínima o nula.