Sede de los juzgados de Don Benito (Badajoz).

Condenados tres futbolistas por abusos sexuales y vejaciones en Badajoz

Los hechos ocurrieron en 2018, dos de ellos juegan actualmente en el Villanovense y otro acababa de finalizar entonces su contrato con el club

R. C.

El Juzgado de lo Penal número1 de Don Benito (Badajoz) ha condenado a prisión a tres futbolistas por abuso sexual y por un delito contra la integridad moral por unos hechos ocurridos en 2018 en Villanueva de la Serena. En concreto, se trata de dos jugadores que actualmente militan en el Villanovense, Álvaro González y José Antonio Espín, y un tercero, Daniel Muñoz, que juega en el filial del Ceuta. Si bien, los tres habrían finalizado ya su relación contractual con el club serón en el momento que sucedieron los hechos, la madrugada del 15 de mayo de 2018, durante una celebración de varios jugadores del equipo tras haber terminado la temporada 2017/2018 unos días antes.

La sentencia condena a Daniel Muñoz a una pena de un año de prisión y a la prohibición de acercamiento a menos de 200 metros o comunicación con la víctima por un período de un año por el delito de abusos sexuales. En el caso de Álvaro González, la pena es de 6 meses de prisión, además de la prohibición de acercamiento y comunicación por un año, por el delito contra la integridad moral, misma condena que la magistrada impone a José Antonio Espín por los hechos ocurridos en un local de apuestas de la localidad villanovense donde trabajaba la víctima en aquella fecha.

En la sentencia se recogen como hechos probados los tocamientos en los glúteos sin su consentimiento por parte de Daniel Muñoz, también los cuantiosos desperfectos ocasionados en el interior del establecimiento y los comportamientos de vejaciones hacia la víctima que se consideran probados por parte de los otros dos futbolistas condenados.

Hechos probados

La resolución dictada por el Juzgado explica el desarrollo de lo ocurrido aquella noche. Así, considera probado que Álvaro González trató de denigrar y menospreciar a la víctima frente al resto de compañeros, además de subirse a una mesa de ruleta, defecar en un plato de aperitivos y orinar en el suelo del local. También se dirigió a la denunciante con numerosas expresiones de carácter sexual, llegando incluso a bajarse los pantalones y calzoncillos mientras hablaba con ella, «todo esto mientras era observado por el resto de sus compañeros».

Por su parte, José Antonio Espín, según la sentencia, también se quedó en ropa interior delante de la víctima y, en un momento en el que ella se agachó a recoger algo de una de las máquinas, «se puso detrás haciendo gestos como si estuviese penetrándola».

Por último, Daniel Muñoz aprovechó un momento de descuido de la mujer para tocar sin su consentimiento los glúteos de la víctima, algo que ella le recriminó.

Unos hechos que, como también recoge la sentencia, causaron en la denunciante una situación de ansiedad que hizo que necesitara atención psicológica.

Sentencia firme

El juicio oral se celebró este pasado 29 de noviembre y, en la fase de cuestiones previas, el Ministerio Fiscal modificó el escrito presentado inicialmente en aras de llegar a un acuerdo y rebajando las penas solicitadas al inicio del proceso. Las condenas dictadas por el Juzgado de lo Penal número 1 de Don Benito implican además una indemnización de 17.500 euros por el daño moral sufrido por la denunciante, una cantidad ya consignada por los acusados con anterioridad a la fecha del juicio, así como hacerse cargo de las costas procesales de 4.072 euros, también ya abonadas.

Si bien, pese a las condenas, ninguno de los tres futbolistas entrará en prisión ya que se ha acordado la suspensión de la ejecución de las penas privativas de libertad impuestas a cada uno de los acusados durante el período de dos años, condicionada dicha suspensión a que durante el período de la misma no cometan delito alguno, de lo contrario se revocará la suspensión.

Además, la sentencia es firme pues los tres acusados han manifestado su voluntad de no recurrir.

Tras estos hechos, Daniel Muñoz y Álvaro González se marcharon de la localidad villanovense. El primero firmaría por el Atlético Sanluqueño gaditano y el segundo se marcharía al Cartagena, aunque regresó unos meses después al club serón. Mientras que Espín seguiría un año más en la entidad serona. Ya en la presente temporada, tanto Álvaro González como Espín firmaron de nuevo por el Villanovense, equipo en el que militan actualmente y que todavía no se ha pronunciado de forma oficial sobre la sentencia.