Imagen de un ejemplar del mosquito 'Aedes aegypti'. / C7

La colaboración ciudadana, clave para localizar y erradicar el vector

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La colocación de trampas no basta para atajar la introducción del mosquito 'Aedes aegypti' en La Palma. La colaboración ciudadana será básica para localizar y poner coto al insecto, explica el director general de Salud Pública, José Juan Alemán, que recuerda cómo la participación de los vecinos, mediante la búsqueda activa de ejemplares y dificultando la puesta de huevos en sus casas, fue clave en la erradicación del insecto en Fuerteventura en 2017. «Es un mosquito urbanita. No está en las selvas sino en entornos urbanos», señala Alemán.

Por ello, se ha alertado a los Centros de Salud y farmacias de La Palma para que faciliten un cuestionario a quienes acudan a ellos con picaduras sospechosas.

También se ha habilitado un correo electrónico para que cualquiera que vea un ejemplar o sufra una picadura sospechosa informe de ello: vectores.scs@gobiernodecanarias.org. «Esta información nos ayuda muchísimo», señala Alemán.

Estos mosquitos zancudos tienen unas características peculiares: son casi negros, más pequeños que los habituales en Canarias, tienen patas con franjas blancas y una figura de arpa en el cuerpo. Son diurnos, no hacen ruido al volar y vuelan bajo.

La implicación de la ciudadanía es relevante porque el insecto se instala cerca de los seres humanos; «en desagües y canalones, piscinas abandonadas, en cementerios -por el agua de los floreros-, y en zonas donde se acumulan neumáticos», precisa Alemán, quien aclara que su presencia no supone un riesgo porque las enfermedades que transmite son infrecuentes en las islas. De hecho, en 2021 en Canarias solo hubo un caso de dengue importado en Gran Canaria.