La acusada, ante el tribunal de la Audiencia Provincial en Logroño. / J. Rodríguez

Condenada a prisión permanente revisable por asesinar a su hija en Logroño

La Audiencia Provincial ha condenado a la máxima pena a la madre de la pequeña de 4 años que falleció en un hotel en febrero de 2020

CARMEN NEVOT

La Audiencia Provincial de La Rioja ha condenado a prisión permanente revisable a Adriana Ugueto por el asesinato de su hija, Carolina Corral, en la habitación 404 del hotel Los Bracos de Logroño el 26 de enero de 2020. El tribunal impone la máxima pena a la progenitora, la misma que solicitaban la Fiscalía y las acusaciones particular y popular, y le condena también al pago de una indemnización al padre de la pequeña por el daño moral causado.

De acuerdo con el relato que hizo de los hechos la Fiscalía y de las declaraciones de decenas de testigos a lo largo de los catorce días de juicio que se prolongó la vista, tanto la ya condenada como su madre, Olga Febles, cuyo cadáver fue hallado en el Ebro el 28 de enero de 2020, dos días después de que Carolina fuera drogada y asfixiada, urdieron un plan conjunto para suicidarse que incluía también a la menor.

Ambas mujeres dejaron testimonio de todo lo que después sucedería en vídeos y cartas de despedida de sus familiares. Incluso en una de esas grabaciones, Adriana Ugueto aparecía con su hija animándole a decir a sus parientes que les quería.

Detrás del trágico suceso había una sórdida relación de hechos que condujeron hasta el fatídico asesinato de Carolina cuando esta tenía 4 años. Durante el juicio, Adriana Ugueto trató de responsabilizar de todo lo sucedido a su madre, Olga Febles, asegurando que la tenía manipulada. Una versión con la que coincidieron sus hermanos, no así el padre de la acusada.

Tras las largas sesiones de juicio, el jurado popular emitió su veredicto. Declararon a Adriana Ugueto culpable de asesinar a su hija cuando no podía defenderse.