Una operación compleja asistida por robot en un hospital sevillano. / R. C.

El Lego de los cirujanos

Un hospital catalán recibe luz verde para ofrecer a otros centros la reproducción exacta del órgano que los médicos han de intervenir para planificar mejor la intervención antes de entrar en quirófano

J. M.

El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona podrá fabricar y suministrar a otros centros reproducciones de órganos impresas en 3D para planificar intervenciones muy complejas, que pueden ir, por ejemplo, desde una reconstrucción de rodilla al abordaje de una grave malformación de mandíbula.

El hospital barcelonés ha recibido por parte de la Generalitat y de la Agencia Española de Medicamentos la licencia para la fabricación de productos ortoprotéticos a medida. Como si fuera una especie de Lego, la unitad 3D del centro crea reproducciones a tamaño real de órganos de pacientes que tienen que operarse para que los cirujanos puedan planificar las intervenciones antes de entrar en quirófano. El 3D ya se utiliza en muchos hospitales de España pero por primera vez el San Joan de Déu recibe el permiso para fabricar órganos para otros, una gran ayuda para abordar intervenciones complejas de cirugía maxilofacial, ortopédica y traumatológica, plástica, odontológica, fetal, neurológica y cardiológica, entre otras.

La reproducción también es de utilidad para la docencia porque los asistentes a un curso médico pueden practicar sobre el órgano en 3D lo que el profesor les va enseñando

Gracias a esta tecnología también podrán crear guías de corte y apoyo para la intervención totalmente adaptadas a las particularidades de cada paciente, reduciendo los riesgos de la intervención. Ofrece además reproducciones de modelos anatómicos patológicos para que los asistentes a cursos de cirugía puedan practicar las nuevas técnicas quirúrgicas que les enseñan.

Regulación

Al tratarse de un campo emergente, la fabricación de dispositivos médicos no estaba regulada hasta ahora en el marco europeo y la mayoría de hospitales que los utilizaba lo hacía en el marco de la investigación. Ahora el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha recibido la licencia para la fabricación de productos ortoprotéticos a medida. Esta licencia es el requisito imprescindible que establece la nueva normativa europea, aprobada recientemente y que entró en vigor el pasado mes de mayo, para poder realizar productos sanitarios a medida y 3D con fines sanitarios o educativos. «La planificación 3D y la creación de dispositivos médicos a medida es ya una realidad en el mundo médico-quirúrgico que ayuda a protocolizar intervenciones y personalizar los tratamientos a las necesidades de cada paciente y profesional. Es un cambio de paradigma que traslada el desarrollo de dispositivos de fábricas en cadena a productos únicos, personalizados y producidos casi al momento en el puesto de demanda», señala Arnau Valls, responsable técnico de la Unidad 3D del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

Para la docencia

La reproducción de modelos anatómicos patológicos es de mucha utilidad para la planificación de las cirugías, pero también puede serlo para la docencia, porque los asistentes a un curso médico pueden practicar simultáneamente sobre una reproducción en 3D del órgano a operar lo que el ponente les va enseñando.

Recientemente, y de forma pionera, el San Joan de Déu acogió un curso sobre cirugía maxilofacial y plástica en el que los diferentes asistentes tuvieron la posibilidad de llevar a cabo una cirugía correctiva de mandíbula sobre una reproducción en 3D de una cabeza de un niño que presentaba la misma malformación. «Esto abre muchas posibilidades en el mundo de la docencia. Hasta ahora, los asistentes a un curso tenían que mirar cómo el ponente hacía la intervención, pero no podían reproducirla de forma simultánea y experimentar las dificultades que les iban surgiendo para intentar resolverlas. Creo que es una herramienta que, junto con la simulación, puede cambiar mucho el mundo de la docencia clínica«, señala Josep Rubio, jefe de Cirugía Maxilofacial del hospital barcelonés.

El Hospital Sant Joan de Déu utiliza el 3D desde el año 2013. A lo largo del año pasado, dio apoyo y ayudó a planificar más de 200 intervenciones complejas. El centro cuenta con cinco impresoras 3D de diferentes tecnologías para llevar a cabo esta labor.