Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de marzo
Recreación artística de LP 791-18 d. NASA's Goddard Space Flight Center/Chris Smith
Hallan un mundo del tamaño de la Tierra que podría estar cubierto de volcanes

Hallan un mundo del tamaño de la Tierra que podría estar cubierto de volcanes

En esta investigación de carácter internacional ha participado el Instituto de Astrofísica de Canarias -IAC-

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 17 de mayo 2023, 17:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras una investigación reciente en la que ha participado el Instituto de Astrofísica de Canarias -IAC-, se ha descubierto un planeta del tamaño de la Tierra que podría estar cubierto completamente por volcanes.

Este nuevo hallazgo, denominado LP 791-18 d, podría tener tantas erupciones volcánicas como uno de los satélites de Júpiter y el objeto con más actividad geológica de nuestro sistema solar. Además, orbita alrededor de una estrella roja de tamaño diminuto y se sitúa a unos noventa años luz de distancia; concretamente, en la constelación Cráter, según una investigación internacional, que contó con la participación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Se estima que LP 791-18 d es sólo ligeramente mayor y más masivo que la Tierra. Este exoplaneta no se encuentra solo, forma parte de un sistema planetario del que ya se conocían otros dos mundos: LP 791-18 b, que es un 20% mayor que la Tierra, aproximadamente y LP 791-18 c, que posee unas 2,5 veces el tamaño de nuestro planeta y es casi nueve veces su masa. El estudio se ha publicado en la revista científica Nature.

¿Por qué tiene tanta actividad volcánica?

Durante cada órbita, los planetas d y c pasan muy cerca el uno del otro. Cada paso cercano del planeta c, más masivo, produce un tirón gravitatorio sobre el planeta d, haciendo que su órbita sea algo elíptica.

En esta trayectoria, el planeta d se deforma ligeramente cada vez que gira alrededor de la estrella. «Estas deformaciones pueden crear suficiente fricción interna para calentar sustancialmente el interior del planeta y producir actividad volcánica en su superficie», explica Merrin Peterson, estudiante de postgrado de la Universidad de Montreal (UdeM) que ha liderado el estudio. De hecho, Júpiter y algunas de sus lunas afectan a Io de forma similar.

El planeta d se encuentra en el borde interior de la zona habitable, el intervalo de distancias a una estrella en el que podría existir agua líquida en la superficie de un planeta. Si el planeta es tan activo geológicamente como sospecha el equipo de investigación, podría mantener una atmósfera. Las temperaturas podrían descender lo suficiente en el lado nocturno del planeta como para que el agua se condense en la superficie.

«LP 791-18 d tiene un lado constantemente orientado hacia su estrella – señala Björn Benneke, investigador de la UdeM que ha coliderado el estudio –. El lado diurno probablemente estaría demasiado caliente para que existiera agua líquida en la superficie, pero la cantidad de actividad volcánica que sospechamos que se produce en todo el planeta podría sostener una atmósfera, lo que haría posible la condensación de agua en el lado nocturno».

¿Es necesaria la actividad volcánica para la vida?

«Este estudio es muy revelador ya que una de las grandes preguntas de la astrobiología, el campo que estudia los orígenes de la vida en la Tierra y más allá, es si la actividad tectónica o volcánica es necesaria para la vida», destaca Felipe Murgas, investigador del IAC y coautor del artículo.

«Además de proporcionar potencialmente una atmósfera, estos procesos podrían agitar materiales que de otro modo se hundirían y quedarían atrapados en la corteza, incluidos los que creemos que son importantes para la vida, como el agua o el carbono», añade Enric Pallé, investigador del IAC que también ha participado en el estudio.

Los científicos descubrieron y estudiaron el planeta utilizando datos del satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA y del telescopio espacial Spitzer, así como de un conjunto de observatorios terrestres, incluidas observaciones con MuSCAT2 instalado en el Telescopio Carlos Sanchez.

Las observaciones del sistema realizadas por Spitzer fueron de las últimas que recogió el satélite antes de su retirada del servicio en enero de 2020. El planeta c ya ha sido aprobado para ser observado por el telescopio espacial James Webb (JWST), y el equipo espera que el planeta d sea un candidato excepcional para los estudios atmosféricos de la misión.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios