El 5G toca techo

Huawei y China Mobile instalan la primera antena 5G a más de 5.000 metros en el Everest

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ /MADRID

El 5G no pasa por su mejor momento. La llegada de la Covid-19 ha frenado en seco los planes de despliegue de la tecnología de quinta generación. En España, la subasta de la frecuencia de los 700 MHz ha quedado en pausa hasta que se resuelva la crisis sanitaria actual.

A ello se le suman los nuevos bulos que han tomado fuerza en Reino Unido y en el norte de Europa. Rumores y noticias falsas que han llevado a la quema de antenas que permiten la cobertura 5G.

Sin embargo, en Asia ya empiezan a salir de la crisis y a retomar la hoja de ruta para la llegada del 5G. A través de una alianza entre Huawei y China Mobile, el 5G ya está disponible a más de 5.000 metros de altura.

Una buena cobertura en lo alto de una montaña es esencial para rescates, para evitar pérdidas y accidentes. Desde este mes de abril, la montaña más alta del planeta cuenta con cobertura 5G.

Esta semana, las asiáticas Huawei y China Mobile han instalado a unos 5.300 de altura sobre el nivel del mar la primera antena 5G en el Everest. No es el último trabajo previsto para los próximos días, ya que se espera que para el día 25 de abril se instale otra antena en un campamento situado a 6.500 metros de altura.

Para la construcción, las dos firmas han movilizado más de 100 trabajadores y han trasladado hasta la cima más de toneladas de material para mejorar la cobertura el techo del mundo, según el South China Morning Post.

«Se trata de la antena 5G a más altura en todo el mundo», apunta Liao Hongfeng, portavoz de China Telecom. Una vez completado el proyecto de instalación de cinco antenas, la cumbre del Everest contará con cobertura total.

La cima del mundo, no obstante, cuenta desde 2008 con red. Huawei y China Mobile llevaban la cobertura GSM al Everest en 2008, que fue mejorada en 2013 con el 4G para poder realizar transmisiones en vídeo HD.