Imagen de archivo de enfermos de alzhéimer. / Juan Carlos Alonso

La detección temprana del alzhéimer: objetivo de la Cátedra Marie Curie de la ULPGC

Dirigida por la catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial Carmen Paz Suárez Araujo, cuenta con un presupuesto de 182.000 euros

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de GRan Canaria

La enfermedad de Alzheimer no puede diagnosticarse por métodos convencionales de forma temprana porque no tiene un «biomarcador». En «una enfermedad que no se ve hasta 15 años después de haber aparecido». Pero la neurociencia computacional puede cubrir ese vacío, y a esa es una de las líneas de investigación de la Cátedra Marie Curie de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) que dirige la catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial Carmen Paz Suárez Araujo y que se presentó este martes.

« Una de las líneas de investigación que estamos llevando a cabo es el desarrollo de sistemas inteligentes de ayuda al diagnóstico y pronóstico de enfermedades degenerativas, esencialmente demencias y concretamente de alzhéimer», explicó la investigadora, que abundó en que estudian cómo «detectar de forma temprana» esta enfermedad.

En esa línea del «pronóstico», también trabajan para detectar «el deterioro cognitivo leve y cómo converge, si lo hace, en alzhéimer. Eso es fundamental para Salud Pública y la toma de decisiones de cara al futuro», añadió la científica. «Y otra investigación muy importante es buscar la etiología el origen» de estas enfermedades. « Con computación neuronal, en lugar de trabajar con animales trabajamos con modelos de inteligencia artificial a los que incorporamos defectos para averiguar dónde puede estar el origen», dijo.

Además la Cátedra Marie Curie investiga también sobre la covid, y en concreto «hemos diseñado una arquitectura neuronal que detecta con horas de antelación cuando un enfermo de covid en UCI va a generar una obstrucción porque está entubado. Los médicos no saben si va a pasar o cuándo, y a veces llegan o no. Nosotros con 10 u 11 horas antelación sabemos si va a pasar y eso es extensible a cualquier enfermo entubado en UCI» remarcó.

L a Cátedra Marie Curie cuenta con una aportación de unos 182.000 euros por parte del Cabildo de Gran Canaria. «Uno de los retos como sociedad es impulsar la capacidad investigadora y Gran Canaria y la ULPGC deben ser el epicentro de la investigación en el ámbito de la ciencia computacional y la inteligencia artificial», afirmó el vicepresidente de la Corporación Insular, Miguel Ángel Pérez del Pino.

Por su parte, el rector de la ULPGC, Lluís Serra, se congratuló de la colaboración con el Cabildo para la puesta en marcha de esta cátedra porque hará una ULPGC «más fuerte». Serra destacó la importancia de la investigación en este campo desde una perspectiva multidisciplinar y recordó que las enfermedades neurodegenerativas y el deterioro cognitivo son la «causa de potenciales años perdidos» y una «verdadera pandemia». «Junto al cáncer son las dos amenazas de la Salud Pública» en la actualidad.

Una de las actividades que desarrollará la cátedra este año es la organización de un taller de trabajo que se celebrará en invierno y con el que se pretende atraer «talento» para alcanzar la excelencia. Un taller que también servirá como canal de difusión de la investigación que ya se desarrolla en la ULPGC.