Borrar
Jacob Lorenzo, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias. C7
Canarias desentraña el mecanismo de supervivencia de un virus gigante

Canarias desentraña el mecanismo de supervivencia de un virus gigante

El Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de la ULL describe por primera vez el Naegleriavirus, capaz de infectar amebas

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 10 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El estudio de los virus gigantes que afectan a las amebas tiene un alto valor científico porque son organismos modelo para identificar las interacciones entre estos patógenos y los organismos en los que se hospedan. En esta aventura internacional se ha embarcado el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias (Iuetspc), de la Universidad de La Laguna.

Los investigadores canarios forman parte de un consorcio internacional que ha descrito por primera vez un virus gigante que se replica en las amebas de género Naegleria, que incluye la popular ameba comecerebros.

«Es todo un orgullo codearse con colegas de centros de prestigio tales como la Universidad de Viena (Austria), la Universidad de Poitiers (Francia), el Lawrence Berkeley National Laboratory (EEUU) y ver como nuestro instituto de la ULL es capaz de llegar a este nivel y colaborar a tan altísimo rango internacional», indica a través de un cuestionario el director del instituto universitario, Jacob Lorenzo, satisfecho por la publicación de este estudio en la revista de alto impacto 'Nature Communications'.

EN CONTEXTO

  • Entornos extremos El análisis identifica los genes que favorecen la superviviencia del virus en condiciones extremas

  • Hito Naegleriavirus ha sido el único virus descrito hasta hoy capaz de infectar a amebas de vida libre del género Naegleria

  • Instrumental Para estudiar el virus gigante se empleó hibridación fluorescente in situ, microscopía electrónica, genómica y proteómica

Y es que el estudio de la interacción del virus gigante descrito y las amebas en las que se hospedan descubre los mecanismos del intercambio genético que permite la supervivencia de ambos microorganismos en ambientes extremos, como el permafrost o los medios altamente salinos, explica Lorenzo.

«Este virus es el único descrito hasta hoy capaz de infectar a amebas de vida libre del género Naegleria. Dentro de este género se encuentra la 'ameba comecerebros', más conocida como Naegleria fowleri, la cual describimos en esta publicación como especie susceptible a ser infectada por Naegleriavirus o Catovirus naegleriensis. Se han identificado genes claves que intercambian con las amebas y que les permiten replicarse, mejorar resistencia a temperatura o salinidad entre otros», señala Lorenzo que asegura que replicar y escudriñar el virus no ha sido fácil.

«El aislamiento es complicado porque requiere revisar y estudiar muestras ambientales constantemente, más aún si tenemos que observar el interior celular de amebas para detectar presencia de virus y luego seguir a las mismas antes de que el virus las destruya», señala el científico sobre una relación que resultó letal para todas las especies de Naegleria expuestas al Naegleriavirus.

Para escudriñar en el virus, los ensayos de infección se realizaron en el laboratorio de bioseguridad de nivel 3 del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias. Los cultivos se estudiaron co «equipos de microscopía confocal y de fluorescencia y microscopía hibrida», precisó el director del Iuetspc.

Este estudio ha sido el primero del grupo de trabajo. «Este consorcio se formó en el último congreso internacional de amebas de vida libre (Poitiers, Francia, 2023) y se mantendrá. Ha permitido publicar en el grupo editorial 'Nature'por lo que los logros científicos de peso están asegurados», advierte Lorenzo.

Grandes y casi invencibles

Los virus gigantes son los de mayor tamaño conocido hasta ahora, superando en amplitud a las bacterias.

«Todos ellos pertenecen a la misma familia y suelen afectar a organismos unicelulares eucariotas (con núcleo definido). Estos virus se descubrieron en el año 2003 infectando a amebas y desde entonces los estudios se han ido desarrollando sobre todo en el campo de las interacciones protozoos-virus gigantes y su posible papel de intercambio genético para posibilitar la supervivencia de ambos microorganismos en ambientes extremos tales como permafrost o altamente salinos», explica Jacob Lorenzo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios