«Los canarios que necesiten un trasplante pulmonar merecen estar en las mejores manos»

El médico grancanario Norberto Santana, jefe de Cirugía Torácica y Trasplantes del Hospital King Faisal Specialist de Arabia Saudí, que recibió este jueves el Can de las Ciencias que concede el Cabildo de Gran Canaria, hace hincapié en que se trata de una intervención «extremadamente compleja» que requiere de especialistas experimentados

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA Las Palmas de Gran Canaria

Norbeto Santana Rodríguez, pionero en el trasplante de pulmón con el uso de ozono para la prevención del rechazo del órgano, señala en esta entrevista que Canarias debería tener una unidad de trasplante pulmonar con todos los recursos y especialistas necesarios para poderlo llevar a cabo debido a su riesgo muy alto de mortalidad, y recuerda que en 2007 este proyecto ya existió, liderado por él, en el Hospital Doctor Negrín pero no tuvo el apoyo político suficiente.

En 2015 abandonó Gran Canaria para tomar rumbo al Monte Sianí en Nueva York y posteriormente y hasta hoy, al Hospital King Faisal Specialist de Arabia Saudí, el único hospital de Oriente Medio que realiza trasplante pulmonar con excelentes resultados a nivel internacional. Sólo hay 50 centros que realicen más de 50 trasplantes al año en el mundo y el King Faisal, con el doctor Santana al frente, es uno de ellos.

- ¿Qué supone para usted recibir el premio Can de Ciencias después de siete años fuera de Canarias?

Es un inmenso honor que agradezco enormemente al Cabildo Insular de Gran Canaria y que aprovecho para dedicarlo a mi familia, sin ellos no hubiera podido llegar hasta aquí, y a todas aquellas personas que de una u otra forma me han apoyado a lo largo de mi vida. Son tantas personas que no podría nombrarlos a todos pero están presentes en mi recuerdo. Especial mención a la Fundación Canaria Dr. Manuel Morales por la inmensa labor que hacen en apoyo de la formación de los médicos canarios.

- ¿Es más satisfactorio recibirlo cuando se ejerce en un país extranjero?

Tomar la decisión de dejar Canarias no fue fácil. Embarcarse en una aventura llena de incertidumbre para empezar una carrera profesional en otro país, tratar con nuevas culturas e idiomas y llevando conmigo a mi esposa, la persona que propició y apoyó el cambio, y a tres niñas pequeñas, fue realmente un reto. Siete años después tengo que reconocer que el esfuerzo valió la pena y que ha sido una gran aventura de la que he aprendido mucho. Quizás, por ello, puedo decir que recibo esta distinción con más satisfacción siendo un cirujano que trabaja en el extranjero.

- Es uno de los cirujanos torácicos de mayor prestigio en Oriente Medio, jefe de servicio en el King Faisal Speciaslist hospital & Research Center (situado en la posición 76 del mundo) y profesor en la universidad de Alfaisal. Visto desde la distancia ¿qué opinión tiene de la sanidad canaria?

Muchas gracias por tu consideración. He tenido la oportunidad de trabajar y operar en otros países como USA, Arabia, Kuwait, China, Argentina, etc.. y creo que la atención sanitaria en Canarias es realmente buena, si bien necesita cierta transformación para ser más eficiente, y la transformación requiere innovación y la innovación requiere apoyo económico y un cambio de mentalidad importante en la gestión.

La sanidad está politizada, lo que le hace mucho daño por la visión cortoplacista, la falta de conocimientos de algunos sectores importantes y el favorecimiento de la corrupción y la meritocracia, mal endémico de la sanidad canaria. Se debía poder acceder a los puestos de responsabilidad basados en los méritos profesionales reales, en concursos públicos justos con baremos justos y con una propuesta de plan concreto de ejecución un periodo determinado.

«La sanidad canaria está politizada, lo que le hace mucho daño por la visión cortoplacista, la falta de conocimientos de algunos sectores, el favorecimiento de la corrupción y la meritocracia, mal endémico de nuestro sistema»

- Cuando dejó Gran Canaria hace siete años, la financiación pública para investigación estaba muy mermada. Supongo que esta fue una de las causas que le inclinó a tomar esta decisión. ¿Para investigar hay que salir de Canarias?

Bueno, siempre ha habido muy poquita inversión en investigación en Canarias desde el sector público y privado y poco apoyo por parte de los responsables sanitarios. De hecho, son pocos los hospitales que ejecutan sus presupuestos de investigación en favor de sus Unidades de Investigación, algunos de ellos llegan a ser incluso ridículos, por ejemplo el Hospital Universitario Doctor Negrín -donde ejerció de 2007 a 2015- dedica 30.000 euros al año a la Unidad de Investigación.

Esto ha hecho que para poder hacer investigación de calidad haya habido que optar a las convocatorias nacionales e internacionales donde la competencia es tremenda aunque, quizás, esto ha hecho que los pocos grupos de investigación que hay en Canarias sean realmente buenos y sobrevivan con poco apoyo para publicar, pero con poca capacidad de generar reinversión en el sistema a través del desarrollo de patentes y de nuevos productos para el mercado.

Cuando aún así la falta de apoyo al personal investigador es manifiesta y no se consiguen recursos económicos para investigar, hay dos opciones, o dedicarse a otra cosa o salir fuera de Canarias. Tenga en cuenta que 3.600 profesionales médicos abandonan España cada año a lo que hay que sumar que el 30% de las plantillas se jubilan en los próximos años lo que pone en jaque al sistema sanitario, algo de lo que nadie quiere hablar.

Entrenar, formar y consolidar un equipo de investigadores no es una tarea fácil y requiere muchos años, algo que nunca ha sido tenido en cuenta por los responsables sanitarios. Yo, en primera persona, he podido ver cómo después de muchos años de duro trabajo en investigación del trasplante pulmonar y de crear un equipo sólido con proyección internacional, este fuera despedido del Hospital Doctor Negrín unos meses después de que yo hubiera partido hacia el hospital Mount Sinai de New York para desarrollar un proyecto pionero sobre bioingeniería pulmonar, diseñado en Canarias, que consistía en la creación de pulmones artificiales para trasplante.

«Para investigar hay que salir de Canarias. Entrenar, formar y consolidar un equipo de investigadores no es tarea fácil y requiere muchos años, algo que nunca ha sido tenido en cuenta por los responsables sanitarios«

- Entre sus méritos están 16 proyectos de investigación, 61 artículos en revistas científicas, varios capítulos de libros, dos patentes, editor de tres libros, ha dirigido ocho tesis doctorales... ¿Qué le queda por hacer?

Sí, he tenido una intensa actividad investigadora y académica de la que me siento muy orgulloso porque he podido ayudar a muchas personas y aportar mi granito de arena en el campo de la ciencia. Un día, unos de mis mentores, el Doctor Nicolás Díaz Chico, uno de los grandes investigadores de Canarias junto al Doctor Ricardo Chirino Godoy y Doctor Leandro Fernández Pérez, a los que me une una larga amistad, me dijo algo que no he podido olvidar, textualmente sus palabras fueron «te ha picado el gusano de la ciencia y su veneno te acompañará toda la vida…».

Te diría que entre mis objetivos está el crear una empresa de biotecnología con base en Canarias y con proyección internacional para el desarrollo de patentes y puesta de productos en el mercado. También, continuar con mis investigaciones en trasplante e ingeniería de órganos y dedicar más tiempo a mi vida familiar.

- En 2007 hay un intento de crear la primera unidad de trasplante de pulmón en el doctor Negrín, un proyecto que usted estaba involucrado. Quince años después se vuelve a trabajar en ello. ¿Qué le parece? ¿Volvería liderarlo si se lo ofrecieran?

Sí, hubo un intento serio en 2007 y el hospital me contrató para ello entonces. Se me encargó hacer la memoria que se presentó a la Consejería de Sanidad y la Organización Nacional de Trasplante (ONT) pero no tuvo el apoyo suficiente a pesar de que se demostraba con datos reales el gran ahorro de costes que suponía para Canarias y para los pacientes que eran enviados a las Unidades de Trasplante en la Península, donde algunos llegaban a pasar hasta 2 años a la espera de ser trasplantados.

Sigo defendido que Canarias requiere una Unidad de Trasplante Pulmonar y me parece maravilloso que se haya iniciado el expediente administrativo otra vez aunque no cuente aún con la aprobación de la ONT, probablemente dada la falta de experiencia del equipo. Como no podría ser de otra forma, los pacientes con enfermedad pulmonar terminal merecen ser tratados en su tierra y por los profesionales más cualificados, entrenados y experimentados en trasplante pulmonar que Canarias pueda reunir.

He visto recientemente al Gerente del Hospital Doctor Negrín decir en la prensa, que si finalmente es aprobado el proyecto, esta será la Unidad de Trasplante Pulmonar de toda Canarias y me alegra enormemente que se tenga ese objetivo porque, de hecho, en el Hospital Insular de Gran Canaria hay cirujanos torácicos y neurólogos experimentados en trasplante pulmonar que no necesitan entrenamiento y serían una valiosa aportación a un proyecto de esta magnitud y tanta envergadura.

Todos los canarios que tengan que someterse a un trasplante pulmonar merecen estar en las mejores manos ya que se trata de una operación extremadamente compleja que requiere de muchos años de dedicación y entrenamiento y de la continua realización de un número elevado de cirugías al año para mantener las habilidades quirúrgicas en buen estado.

Más que pensar en liderar, me pongo a disposición de las autoridades del Servicio Canario de Salud y de los canarios para aportar mi experiencia en trasplante pulmonar y ayudar a crear una Unidad de Trasplante Pulmonar eficiente y sostenible, a la altura de los estándares internacionales, si así lo consideran.

- Usted es experto en trasplante de pulmón. ¿Cuál es el presente y futuro de este tipo de intervención? ¿Qué opina de la producción artificial de pulmones?

Gracias por tu consideración pero no me gusta considerarme un experto en casi nada, sigo aprendiendo cada día. El trasplante pulmonar es una técnica quirúrgica en expansión aplicable a los pacientes con enfermedad pulmonar terminal no maligna, de forma que se realizan más de 4.500 trasplantes en el mundo al año a pesar de la escasez de donantes pulmonares válidos.

En los últimos 10 años hemos conseguido aumentar ligeramente la supervivencia a los 5 años, pero todavía sigue siendo el rechazo crónico la principal causa de muerte, esto abre la vía a la investigación traslacional, a la búsqueda de soluciones a los problemas clínicos a la que he dedicado mi carrera profesional y es una de las razones por las que se me concede el Can de Ciencias.

El futuro va encaminado hacia la realización de trasplantes con técnicas mínimamente invasivas y la introducción de la cirugía robótica en la que mi hospital es pionero en el mundo, de hecho tenemos dos robots Da Vinci dedicados al trasplante de órganos.

La creación de pulmones bioartificiales destaca como una de las promesas emergentes para solventar la falta de pulmones y reducir el rechazo crónico. Estamos en el buen camino pero se necesita aún bastante tiempo para que sea una realidad. De hecho, nuestros estudios con pulmones bioartificiales demuestran que el rechazo crónico existe también a pesar de lo que inicialmente se pensaba.

- Trabaja en el único hospital de Oriente Medio capaz de realizar este tipo de intervención. ¿Mucha responsabilidad, no?

Sí, somos el único hospital de Oriente Medio que realiza trasplante pulmonar de forma muy eficiente, con excelentes resultados a nivel internacional. Sólo hay 50 centros que realicen más de 50 trasplantes al año en el mundo y el King Faisal Specialist Hospital and Research Centre es uno de ellos, de lo cual, nos sentimos muy orgullosos. Yo tengo la responsabilidad de dirigir el Departamento de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar y ser el Director del Programa de Cirugía de Mínima Invasión.

El hospital se ha transformado en una entidad privada por orden real y recibimos pacientes de todas las regiones de Arabia y de los países circundantes, así como también tenemos el privilegio de cuidar de los miembros de la familia real. Es, efectivamente, una gran responsabilidad que compagino con la actividad académica e investigadora.

Vídeo.

- ¿Tiene pensado volver a Canarias?

Si te refieres a si pienso en volver para ejercer como cirujano en Canarias, te diría que en un futuro, cuando acabe con mis compromisos internacionales, me plantearía volver a mi casa. Mi intención sería la de aportar mi experiencia para seguir ayudando a los canarios, y continuar entrenando cirujanos y estudiantes de Medicina, si se me diera el espacio necesario y hubiera cambios significativos en la gestión de la sanidad canaria.

- ¿En qué está trabajando actualmente?

Pues sigo teniendo mucha actividad y estoy inmerso en muchos proyectos, algunos involucran a Canarias ya que siempre tengo muy presente y promociono a mi tierra en el exterior.

A nivel clínico estamos poniendo en marcha el programa de trasplante de pulmón de donantes vivos que será uno de los pioneros en Asia, estoy ayudando a montar los programas de trasplante de órganos en México y de trasplante pulmonar en varios países de Oriente Medio y Asia.

En investigación, estoy terminando de redactar el primer ensayo clínico basado en el uso de ozono para prevenir el rechazo tras el trasplante. Un proyecto internacional en el que participa el Hospital Vall de Hebrón de Barcelona y donde Canarias estará representada por el Hospital Universitario Doctor Negrín para encargarse de la parte logística.

A nivel académico, estoy dirigiendo la primera serie de webinars de resección pulmonar mínimamente invasiva a través de la Sociedad Internacional de Cirugía Cardiotóracica Mínimamente Invasiva (ISMICS) y organizando el primer congreso internacional de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar que se celebrará en Riyadh a final de este año al que he invitado a los mejores cirujanos del mundo.

Con el Rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria estoy organizando un Congreso Internacional de Trasplante de Órganos que se celebrará en Las Palmas en el 2023. En fin, no me puedo quejar de falta de proyectos, tengo algunos más novedosos como un nuevo libro internacional del que soy editor, pero eso (sonríe) lo dejamos para otra entrevista.