Imagen de archivo de la fumigación realizada en 2017 para erradicar el mosquito 'Aedes aegypti' en una urbanización de Fuerteventura. / C7

Canarias reactiva su plan para dar caza y captura al mosquito 'Aedes aegypti'

Sanidad refuerza la red de vigilancia en La Palma, donde se hallaron dos larvas del insecto que transmite enfermedades. Prevé erradicarlo como en 2017 en Fuerteventura

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La detección de dos larvas del mosquito 'Aedes aegypti' en el puerto de Santa Cruz de La Palma ha puesto en marcha la maquinaria del Sistema de Vigilancia Entomológico de Canarias para darle caza y captura ya probada en Fuerteventura en 2017, cuando se constató la presencia de estos insectos transmisores de los virus del zika, el dengue o chikunguña y fue erradicado en mes y medio.

«La detección de la presencia del mosquito demuestra que el Sistema de Vigilancia Entomológica de Canarias, que está gestionando el Gobierno de Canarias y el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, funciona», explica el director de este último organismo, Jacob Lorenzo, sobre la captura de estas dos larvas.

Y es que los ejemplares se localizaron en una de las casi 400 trampas situadas en los puertos y aeropuertos de las islas, principales entradas de estos insectos al archipiélago, indica el profesor emérito de la Universidad de La Laguna, Basilio Valladares, promotor de la Red de Vigilancia Entomológica que empezó a funcionar en algunas islas en 2013 y cuya expansión terminó el año pasado en El Hierro y en La Gomera.

Las trampas, cada diez días, se retiran y envían al laboratorio de entomología médica del Instituto de Enfermedades Tropicales donde se observan mediante microscopia. «Una vez se identifica al sospechoso como peligroso, el estudio se completa con una PCR y una secuenciación para verificar que no son portadores de virus», dice Lorenzo que recalca que no hay razón para la alarma porque en Canarias no se dan las enfermedades propaga el mosquito.

Ahora, el objetivo del sistema de vigilancia es determinar el radio de acción del insecto y, para ello, se han colocado más trampas en el puerto palmero. «Tenemos que ir a la caza del mosquito. Con el trampeo tenemos que identificar dónde está y estimar la densidad poblacional del insecto», afirma el director general de Salud Pública, José Juan Alemán, quien ya se enfrentó a este reto en diciembre 2017, cuando una picadura alertó de la presencia del 'Aedes aegypti' en Fuerteventura. «Se consiguió erradicar el vector. Hasta entonces, no se había conseguido en ningún sitio. Allá donde entra el mosquito, se establece», cuenta Alemán, quien participó en aquella cacería que duró mes y medio, si bien hubo que esperar 18 meses, tal y como establecen las autoridades sanitarias europeas y mundiales, para confirmar su erradicación.

En esa ocasión, recuerda Alemán, la colaboración ciudadana fue esencial. Sobre todo, la de los vecinos que residían en las 40 viviendas de la urbanización de Puerto del Rosario donde se instaló el mosquito, desalojadas en plena Navidad para ser fumigadas. «Hubo que explorar toda la isla y hacer intervenciones que necesitaron de autorización judial. Fue complejo», relata Alemán sobre la experiencia majorera que obligó a fumigar, además de las casas, la red de saneamiento.

Ahora el reto parece más asumible porque el protocolo ya está hecho, explica Valladares, que confía en que sea más sencillo porque la implantación del mosquito se ha detectado en una fase temprana. «En las trampas de adultos no se ha encontrado nada. Solo en una ovitrampa donde la hembra puso huevos. Se mueven en un radio de cien metros como mucho. No se desplaza muy lejos, pero el fuerte viento va en contra nuestra», apunta Valladares.

Otro factor que complica las cosas es su rápida propagación. «Este mosquito pone 400 huevos en cada puesta», afirma Alemán.