Guía dietética ante la Navidad

25/11/2018

Se acerca diciembre y en esta época es importante planificar las comidas, pues se tiende de forma inconsciente a duplicar las calorías que se consumen, explica la doctora Glenda Bautista, especialista en Medicina Interna y máster en Nutrición del Hospital Perpetuo Socorro.

ETIQUETAS:

Se acerca diciembre y ya se respira el ambiente navideño, con la iluminación en las calles, las compras, los regalos y, como no, los encuentros alrededor de una mesa. Son fechas de excesos de alegría, gratitud, cariño pero también de abusos en la alimentación, tanto en los días más destacados del calendario navideño como en las comidas de empresa o con amigos que son frecuentes en este mes.

Entre las recomendaciones a incluir en Navidades cabe destacar la planificación de las comidas debido a que se tiende de forma inconsciente a duplicar las calorías que se consumen en estos días. Para evitarlo es importante tener en cuenta cuándo vamos a excedernos para poder hacer una planificación de estas cinco semanas y así poder minimizar el impacto de esta sobrealimentación.

Algún lujo sin excesos

En primer lugar es interesante no perder de vista los principios básicos para una alimentación saludable que se realizan el resto del año para moderarse en las comidas navideñas. Esto es importante tanto para no coger kilos demás durante estas fechas como para que no supongan el abandono de una dieta de adelgazamiento. Es posible permitirse algún lujo en los días clave sin convertir esta época en un sinfín de excesos que hagan mella en la salud y en el peso.

Esta clave debe estar muy presente ya que «siendo una época en la que se acerca el fin de año, hay muchos que ya dejan los propósitos de cuidar la alimentación para el que está por venir. Sin embargo, con un poco de conciencia y algún esfuerzo, se puede disfrutar de estas fechas sin echar por tierra lo conseguido durante todo el año», explica la doctora Glenda Bautista Suárez, especialista en Medicina Interna y máster en Nutrición de Hospital Perpetuo Socorro.

«Hay que saber decir que no y evitar las excusas, que son muy recurridas en estas fechas para autojustificar los excesos más allá de lo razonable. Esos típicas frases como que empiezo a cuidarme con el año nuevo u hoy es una excepción, entre otras que todos conocemos. El problema radica en toda esa comida extra que consumimos a pesar de estar saciados por pura gula», advierte la doctora Bautista.

El azúcar es lo más importante a tener en cuenta. No debe abusarse de los dulces en lo posible y si se cae en la tentación alguna vez, cosa habitual, hay que intentar elegir los que tienen algo menos de azúcar y tomarlos con mesura. Asimismo debe moderarse el consumo de refrescos azucarados, licores o postres.

Cuidar la bebida

«Es muy importante cuidar la bebida que ingerimos, tanto el tipo como la cantidad dada la cantidad de azúcar que puede contener y los peligros para la salud en múltiples aspectos del alcohol, muy calórico además. El agua es sin duda la bebida más recomendable y con la que se debe alternar la toma de otras bebidas si es imposible evitarlo», apunta la especialista en Medicina Interna y máster en Nutrición.

Respecto a la opción de ingerir frutos secos lo mejor es que sean lo más naturales posible, evitando grasa y sal innecesaria. Además, es fundamental comer despacio, masticando bien. Y por supuesto evitar el sedentarismo, el gran aliado de la dieta para mantenernos en el peso adecuado de forma saludable. Para esto puede servirnos pasear por nuestras calles aprovechando la actividad que estos días se vive en ellas, saboreando el espíritu de la Navidad.

Las personas que ya cuentan con sobrepeso y están o no en proceso de adelgazamiento deben tener muy claro que no existe ninguna dieta milagrosa y no hay que creer en ellas. «La única dieta que no funciona es la que no se sigue correctamente. Lo importante es aprender a comer de forma inteligente. Estaremos de acuerdo en que ejercicio físico y dieta hipocalórica son dos de los factores clave que nos ayudan a encontrar nuestro peso ideal, pero no son los únicos: el estilo de vida, calidad de la nutrición y los hábitos saludables, son los pilares para llegar a conseguir nuestro peso ideal y que podamos mantenerlo en el tiempo», asegura la doctora Bautista.

Mantener el peso

Y es que el mantenimiento a largo plazo del peso perdido es el verdadero reto, que se consigue con lo que se llama educación nutricional. «Cuando se acude a un profesional, el objetivo fundamental es conseguir una salud nutricional adecuada y sobre todo personalizada. Me gustaría destacar la importancia del asesoramiento de un médico, para potenciar y promover los hábitos de vida saludable y porque te proporcionará un asesoramiento integral de salud», continúa la especialista.

Por todo ello, la mejor forma de prevenir que estás cinco semanas se conviertan en un volcán de calorías es, en la medida de los posible, recurrir a la alimentación habitual, a una rutina de vida saludable que además previene enfermedades.

El objetivo fundamental, en suma, es conseguir una salud nutricional adecuada. «Disfrutemos de estas fechas, de la familia, los amigos y compañeros de trabajo. Disfrutar no es engullir sin límites, recuerda que lo importante es disfrutar de las personas, eso no tiene calorías y nos llena el alma», concluye la especialista en Medicina Interna y máster en Nutrición de Hospital Perpetuo Socorro.