La consulta de Dr. Rayco Cabeza, Especialista en Cardiología de Hospital Perpetuo Socorro

«En verano se mantiene el riesgo de eventos cardiovasculares»

16/08/2019

La época estival puede afectar al corazón, especialmente en las personas que padecen ciertos tipos de cardiopatías, como la insuficiencia cardiaca o las arritmias. El calor favorece la deshidratación que aumenta la concentración de la sangre y reduce el flujo sanguíneo, lo que puede favorecer los eventos tromboembólicos.

¿Puede afectar el verano al corazón?

— Aunque al pensar en el calor se nos ocurren antes los efectos de las altas temperaturas del verano por ejemplo en la piel, lo cierto es que también puede afectar al corazón, especialmente en las personas que padecen ciertos tipos de cardiopatías. Entre ellas se encuentra la insuficiencia cardiaca (sobre todo si existe una miocardiopatía previa) o arritmias, tanto rápidas (taquiarritmias) como lentas (bradiarritmias). Además, el calor favorece la deshidratación que aumenta la concentración de la sangre y reduce el flujo sanguíneo, lo que puede favorecer los eventos tromboembólicos en personas predispuestas.

— ¿Por qué?

— El calor hace que el cuerpo vea incrementada su temperatura corporal habitual y precisa de fórmulas para termorregularse, es decir, regular su nivel térmico. Las principales son el sudor que puede ocasionar deshidratación, es decir, un déficit de líquidos y la dilatación de los vasos sanguíneos del sistema arterial, que va a reducir los niveles de presión arterial. Por otro lado, el riñón reacciona a la deshidratación contrayendo las arterias renales, reduciendo la función renal que supone para el organismo en una situación de riesgo, especialmente si existen cardiopatías. La tensión arterial puede llegar a caer hasta que se produzcan mareos (presíncopes) e incluso síncopes (pérdidas de conocimiento bruscas), y en casos extremos los peligrosos golpes de calor, que son una auténtica emergencia médica.

¿Qué señales pueden alertar del peligro?

— En personas sanas suele producirse dolor muscular y de cabeza pero en otras con patologías cardiovasculares, el hecho de que el corazón se vea obligado a incrementar su nivel de bombeo (el corazón trata de compensar la hipotensión y el menor volumen sanguíneo incrementando la frecuencia a la que late) puede provocar síntomas como cansancio, congestión pulmonar y desmayos.

¿Qué grupos de población pueden registrar un mayor riesgo de problemas cardiacos por calor?

— En primer lugar se encuentran los adultos mayores de 65 años, especialmente los más ancianos y aquellos que precisan de otros para sus cuidados básicos, junto a los niños menores de cuatro años, especialmente si padecen de una cardiopatía previa. También deben extremar las precauciones las personas mayores que viven solas o con escasas relaciones sociales así como quienes, por la razón que sea, permanecen muchas horas en zonas exteriores en las que hace calor, especialmente en las horas centrales del día.