Deporte con control

10/11/2019

Hospital Perpetuo Socorro. El ejercicio físico es un importante seguro de salud siempre que se practique de forma sensata y con asesoramiento profesional ya que, como todo, los excesos y la falta de control pueden derivar en algunos riesgos, explica Clara Quintana Casanova, especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte

La industrialización en la sociedad ha provocado de forma progresiva una disminución importante de la actividad física en la población. A ello han contribuido factores como el transporte motorizado, el trabajo con menor esfuerzo físico, la comida rápida, el tiempo de ocio más sedentario generado por la televisión, los móviles, los ordenadores o los videojuegos. De esta manera se ha ido generando un estilo de vida más sedentario y por ende, un descenso en la forma física de la población.

El sedentarismo se asocia a enfermedades graves como la obesidad, la diabetes, la arteriopatía o la osteoporosis, entre otras, y provoca asimismo mala calidad de vida por incapacidad física, aumentando el riesgo de morbilidad y de mortalidad. Ante esta situación la práctica de ejercicio físico es un importante seguro de salud siempre que se realice de forma sensata y con asesoramiento profesional ya que, como todo, los excesos y la falta de control pueden derivar en algunos riesgos fáciles de evitar.

Entre ellos se encuentran las lesiones». El mundo del deporte comporta un considerable riesgo de sufrir lesiones por su nivel de exigencia física y psíquica. El origen multifactorial de las lesiones complica la identificación de los factores de riesgo y la búsqueda de estrategias para prevenirlas pero es posible hacerlo», explica la doctora Clara Quintana Casanova, especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte de Hospital Perpetuo Socorro.

«Entre las medidas a adoptar para evitar en lo posible las lesiones, a excepción de las accidentales que no se pueden prever, se encuentra el no transgredir los límites del atleta, para lo que es necesario evaluar sus facultades físicas con objeto de adecuar el nivel de demandas al que va a ser sometido. También hay que atender a las propiedades biomecánicas de los tejidos solicitados para el esfuerzo en cuestión, exigiendo un calentamiento adecuado previo a la práctica deportiva, repitiendo los gestos que van a realizarse, estirar los tejidos después de actuar, una buena preparación física y el entrenamiento (gestos específicos precisan de un entrenamiento específico), la fatiga, la temperatura en la que se realiza la actividad física, la nutrición, la hidratación adecuada y el descanso», detalla la doctora Quintana.

Todo ello es posible determinarlo a partir de la realización de un reconocimiento médico-deportivo, que debe ser siempre el paso previo a la práctica del ejercicio físico, ya sea a nivel profesional o aficionado, de forma esporádica o continua. Además de contribuir a la prevención de lesiones, este examen físico permite maximizar el rendimiento y, fundamentalmente, permite realizar deporte de forma segura ya que con su realización puede descartarse cualquier patología existente y que se desconociera que pudiera desaconsejar el ejercicio o al menos imponerle unas restricciones para que no exista ningún riesgo para la salud, que en ocasiones pueden ser de gravedad, como el caso de la muerte súbita.

Si se decide participar en pruebas deportivas como la Binter NightRun del próximo 16 de noviembre, al tratarse de una carrera nocturna, la nutrición es una parcela aún más importante que en otras ocasiones al realizarse al final del día. «Lo más importante es comer dos horas y media antes de la carrera con una ingesta de carbohidratos y proteínas y consumir el mismo tipo de alimentos al finalizar la misma», explica la también intensivista.

Durante la carrera debe optarse por hidratos de carbono tipo gel y barritas o líquido junto con una hidratación adecuada usando bebidas isotónicas. En principio el mejor hidrato de carbono para consumir es la glucosa, también las mezclas de glucosa y fructosa y de otros azúcares simples y maltodextrina.

Respecto a la vestimenta, es importante utilizar un equipo apropiado para correr, esto es, zapatillas, vestimenta de tela sintética (pantalones cortos, licras, camisetas sin manga o camisetas para correr), así como calcetines ajustados y delgados. Además de escoger la ropa adecuada es recomendable que sea de colores claros para tener mejor visibilidad de los corredores aunque la luz no será necesaria porque el recorrido es por zona urbana. El descanso es indispensable y fundamental el día de la carrera, detalla la responsable de la unidad de Medicina Deportiva de Hospital Perpetuo Socorro.

Asimismo, hay una serie de medidas importantes a adoptar, tanto en los meses previos a la competición, que se recomienda que no sean menos de cinco o seis de preparación, como durante la misma. Hay que calentar y estirar antes de las carreras de entrenamiento, estirar después de las mismas para evitar lesiones y realizar ejercicios de flexibilidad, ir aumentando el esfuerzo gradualmente, realizar una dieta equilibrada y tener un horario de sueño saludable además de conocer el recorrido de la carrera y el tiempo previsto durante la misma para ir preparado con la vestimenta adecuada. Y tener en cuenta que en las carreras de larga distancia el entrenamiento será combinado entre aeróbico y anaeróbico, general y específico, concluye la especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte de Hospital Perpetuo Socorro.