Así son los planes del Gobierno para llevar la fibra óptica a todo el país

La irrupción de la Covid-19 ha puesto de manifiesto uno de los importantes problemas tecnológicos en todas las sociedades, la brecha digital. En algunos países por falta de infraestructura y en otros por falta de interés.

JOSÉ A. GONZÁLEZ / MADRID

En España quedan 26.767 localidades con menos de 10 habitantes a los que no llega internet de calidad. Galicia y, específicamente la provincia de A Coruña, son las que registran mayor número de poblaciones sin cobertura, aunque es Cataluña y, concretamente, Barcelona (con 3,3 millones de personas) los territorios con más población afectada. Son datos de la Secretaría de Estado para el Avance Digital, del Ministerio de Economía, recopilados por UGT.

En tiempos en los que se habla de 5G, muchas zonas de la España vaciada aún no conocen qué es el 4G, aunque 3 de cada 4 personas afirman que no disponen de acceso a Internet porque no lo consideran interesante.

No obstante, según estudio de la Fundación BBVA, el porcentaje de personas que utiliza Internet en la Unión Europea (UE) doblaba hace 15 años al de España, pero esta brecha digital ha desaparecido, ya que en 2017 el 85% de los ciudadanos españoles es usuario de Internet, un punto más que la UE-27.

El SARS-CoV-2 confinó a toda la población española durante varios meses e impulsó el teletrabajo, aunque algunas tareas fueron complicadas de realizar desde casa debido a la cobertura deficiente en determinadas zonas de la Península Ibérica.

En 2019, un 13,6% de los hogares españoles no están conectados a Internet, la cuarta por la cola entre los 27 países de la UE más Reino Unido. La situación se agrava porque, a lo largo de los últimos años, los países que empataban con España con contextos socioecómicos similares han avanzado mucho más rápido.

Esta semana, el Consejo de Ministros ha impulsado el Programa de Extensión de Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA 2020-2022). Esta hoja de ruta tiene como objetivo llevar las redes de nueva generación, especialmente la fibra óptica, al mayor porcentaje de población posible.

La fibra FTTH alcanza ya al 80,4% de la población española frente al 34% de la media europea. El porcentaje es menor en zonas rurales, aunque, eso sí, sigue siendo mayor a la media europea que es del 21%.

Una vez finalicen los proyectos que recibieron ayudas de años previos, el 91% de la población española tendrá cobertura de fibra óptica.

Tras las ayudas puestas en marcha de 150 millones de euros, el Gobierno espera que la cobertura llegue al 93,1% de la población. Según los planes de Moncloa la velocidad mínima que han de garantizar las redes desplegadas con estas ayudas es de 300 Mbps, escalables a 1 Gbps tanto de subida como de bajada, en las zonas que actualmente no tienen cobertura.