Borrar
Imagen de la vivienda donde se produjeron los hechos. Juan Carlos Alonso
El asesino de Meli estaba depresivo y dijo que no se medicó cuando la atacó

El asesino de Meli estaba depresivo y dijo que no se medicó cuando la atacó

El juez lo envía a prisión por acabar con la vida de su tía. También fue condenado por agredir a un policía: «Perdón, tenía que intentarlo», le dijo

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Las Palmas de Gran Canaria.

Viernes, 24 de marzo 2023, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El autor confeso de la muerte de Carmen Correa, conocida por sus allegados como Meli, declaró este jueves ante la autoridad judicial que sufría una profunda depresión desde 2016 y que la mañana del lunes, cuando asestó las dos cuchilladas a su tía, no se había tomado la medicación prescrita para sus problemas de salud mental.

Sean Duane C.R., que es como se llama y que era conocido por el sobrenombre de Bibi, fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza por el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Las Palmas de Gran Canaria, como presunto autor de un delito de asesinato.

Su abogada Mónica Sánchez Barragán interesó que fuese internado en la enfermería del Centro Penitenciario Las Palmas I y se le activara el protocolo antisuicidio puesto que ya se había intentado quitar la vida en varias ocasiones. La primera de ellas fue el lunes por la mañana nada más asestar las dos cuchilladas a su tía Meli y la segunda, cuando intentó arrebatar el arma a un agente que lo custodiaba.

Según declaró, ese día salió de su casa en el barrio de Jinámar corriendo y no se tomó la medicación para la depresión. Al llegar a la vivienda de su tía en Casablanca I, le preparó el desayuno en la cocina como cada día y ambos se lo comieron en el salón. Según refirió, la víctima estuvo quejándose de que sufría dolores en el cuerpo tras haber sufrido una caída meses atrás y dijo que eso lo tenía «desbordado».

De esa forma, cuando acabaron, recogió todo y llevó los enseres a la cocina, pero se quedó con el cuchillo. Regresó al salón y sin mediar discusión alguna, le asestó dos cortes en la zona precordial torácica izquierda que penetraron en órganos vitales.

En ese mismo instante, contó que se quedó en estado de shock y se intentó quitar la vida. Primero se cortó el cuello y luego los antebrazos hasta que, añadió, sintió como se desvanecía y cayó en el sofá, al lado del cuerpo ya sin vida de su tía Meli. Manifestó que lo siguiente que recordó fue ver a un policía enfrente con un móvil en la mano.

Bibi, de 57 años, expuso que se encargaba del cuidado de su tía de forma exclusiva desde el pasado mes de enero después de que esta hubiese sufrido caídas que le impedían valerse por sí misma. Además, contó que contrataron a una cuidadora, pero que la cambiaron por otra con el consentimiento de una sobrina ya que no estaba conforme con el trato que le estaba dispensando.

No comunicó esa situación a los servicios sociales, pero si insistió en que se encontraba «desbordado» ante esta situación y la suya propia, con una depresión desde el año 2016 -estaba bajo seguimiento en la Unidad de Salud Mental de El Calero-, su esposa enferma y él mismo que tenía la invalidez tras haber sufrido un accidente laboral.

Insistió en que quería a Meli como a una madre, que él era el último de cinco hermanos y se vino a vivir desde Venezuela a Canarias después de que sus padres se separaran. En ese momento, reconoció que fue la víctima quien lo acogió «como a un hijo».

Condenado por atentar contra un policía al que quiso quitar el arma y lesionó

El investigado fue penado a cuatro meses de cárcel y 180 euros de multa por haber agredido a Policía Nacional que custodiaba en el Hospital Insular. reconoció haber cometido un delito de atentado contra agente de la autoridad en concurso con un delito leve de lesiones. El juez le suspendió la condena a petición de la letrada Mónica Sánchez Barragán. Declaró que se abalanzó sobre el agente cuando le dieron el alta para quitarle la pistola y dispararse ya que quería quitarse la vida. Al reducirlo, le dijo a los agentes «perdón tenía que intentarlo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios