Mossos/Vídeo: Atlas

El asesino de su hijo de dos años huyó con el pasaporte

Desconectó el teléfono móvil para evitar se localizado

CRISTIAN REINO Barcelona

Tres días después, Martín Ezequiel Álvarez sigue en paradero desconocido, convertido en el fugitivo más buscado de España. Tras asesinar supuestamente a su hijo de dos años en un hotel del centro de Barcelona para vengarse de la madre, que había roto la relación sentimental hacía unos días, el presunto homicida huyó del lugar del crimen sabiendo los pasos que tenía que dar para emprender la fuga sin riesgo a ser detenido.

Llevaba su pasaporte encima, tenía dinero y apagó el teléfono móvil (el que utilizó para enviar un macabro mensaje a su expareja, «Te dejo en el hotel lo que te mereces») y no dejar ningún rastro que facilitara su arresto.

Fuentes de la investigación no descartaban ayer ninguna hipótesis. Tanto que estuviera oculto, que hubiera cambiado de aspecto (han distribuido imágenes de él sin barba y sin pelo) o incluso que hubiera podido suicidarse. La búsqueda por tierra, mar y aire se ha hecho extensiva a toda España y los puntos fronterizos han recibido órdenes de alerta. Cuanto más tiempo pasa, las labores de captura se dificultan, pues se amplía el foco, pero los Mossos esperan que dé un paso en falso, como dejarse ver en público, que realice un pago con tarjeta, una llamada o mensaje desde el teléfono que delate su paradero.

Los investigadores realizaron nuevos interrogatorios al personal del hotel del que huyó y a clientes que hubieran podido verle para dar con alguna pista que les lleve hacia el presunto agresor, cuya imagen se ha hecho pública por redes sociales y medios de comunicación.

La Policía, como ocurre en estos casos, ha recibido estos días llamadas de la población que asegura haberle visto. De momento, todas resultan ser falsas alarmas. Los Mossos insisten en hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana para dar con el parricida.