Arona, el municipio más «barato» para morirse

28/03/2019

Un sepelio sale más caro en Las Palmas de Gran Canaria que en Santa Cruz de Tenerife, según datos de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa). Según este informe, el municipio de Arona es el «más barato» de toda España para morir.

Morirse en Rivas-Vaciamadrid cuesta un 59,3 % más que la media de España, mientras que si mueres en el municipio tinerfeño de Arona pagarás un 38,6 % menos que en el conjunto del país.

Son datos de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa) que hace estos cálculos tras analizar el 80 % (216.404) de los sepelios sufragados en 2018 por las aseguradoras, un sector que se hace cargo del 63 % de los enterramientos e incineraciones que se producen en España.

Morirse en España es caro. Según cifras de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Si se suman los costes del velatorio, el ataúd, la inhumación o incineración, además de flores, coche y esquelas, el coste medio de un entierro «sencillo» supera los 3.500 euros.

Y hacerlo en la Comunidad de Madrid aumenta las posibilidades de tener que pagar más por un sepelio ya que varios de sus municipios se encuentran entre los más caros para morirse.

Así, después de Rivas-Vaciamadrid, se sitúan como los municipios más caros Madrid capital con un 59,1 % por encima de la media, San Sebastián de los Reyes (51,4 %), Las Rozas (50,7 %) y Alcobendas (48,9 %).

A continuación están Lérida (48,6 %), Mataró (45,9 %), Pozuelo de Alarcón y Gerona (41,2 %), Valdemoro (40,4 %) o Torrejón de Ardoz (36,8 %).

Por el contrario, los pueblos más baratos para morirse son, después de Arona, Vitoria, dónde el coste es un 32 % inferior a la media, Toledo (29,2 %), Zamora y Ceuta (26 %), Barakaldo y Getxo (25 %), Palencia (21,4 %) y Ávila y San Cristóbal de la Laguna con un 19 % menos en sus precios.

Por provincias, las más caras para afrontar un sepelio son Gerona, Madrid y Barcelona dónde se paga un 29, un 27 y un 21 por ciento, respectivamente, más que la media del país.

Detrás de ellas se sitúan Lérida (19,4 %) y Huesca (15,7 %) y Pontevedra (15,03 %).

Y en el extremo opuesto, aquellas dónde se paga menos por un sepelio están varias provincias castellanas y los cabildos canarios.

En este grupo, junto con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, destacan Zamora, con un 39,7 % por ciento menos que el conjunto del país, Santa Cruz de Tenerife (36,2 %), Palencia (29,7 %), Soria (27,1 %) y Cuenca (26 %).

Entre los municipios más grandes, los que superan los 250.000 habitantes, Madrid (59 %), Vigo (33 %) y Valencia (27,9 %) son las ciudades donde fallecer resulta más costoso.

No obstante, hay media docena de localidades que, pese a ser grandes, un entierro cuesta menos que en el conjunto de país.

Son Bilbao, Murcia, Zaragoza, Las Palmas de Gran Canaria, Córdoba y Málaga donde los entierros cuestan entre un 17 % y un 3 % por debajo de la media.

El informe de Unespa también refleja que el coste de trasladar al fallecido desde el lugar donde pereció al sitio donde va a ser enterrado es de 424 euros, cifra que se eleva hasta los 5.987 euros si hay que repatriar el cuerpo desde el extranjero, datos que no están contabilizadas en las medias de los sepelios.