Alrededor del 22,6% de los hogares canarios no tiene ordenador en casa

Un total de 183.200 hogares de Canarias, con al menos una persona de 16 a 74 años, no cuentan con un ordenador de sobremesa o portátil

EUROPA PRESS Madrid/Las Palmas de Gran Canaria

Sin embargo, Canarias es una de las comunidades donde más ha incrementado este tipo de dispositivos en los hogares alcanzado las 626.000 casos, que en términos porcentuales implica que el 77,1 por ciento de los hogares de las islas tiene un ordenador, según se desprende del estudio 'Ordenadores y hogares españoles. ¿Sigue siendo un recurso fundamental para la sociedad digital?' del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), dependiente de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

En el conjunto nacional un total de 3.641.000 hogares no cuentan con un ordenador de sobremesa o portátil, una cifra que se eleva hasta las 5.310.000 si se incluyen los hogares donde todos sus miembros tienen más de 74 años.

Según los investigadores, hay varias razones que pueden explicar que una vivienda no disponga de ordenador. Por ejemplo, el uso que la ciudadanía da a estos aparatos electrónicos; los móviles se utilizan para cubrir las necesidades básicas de comunicación interpersonal y de información, mientras que los ordenadores personales se emplean más para realizar tareas ligadas al trabajo o a los estudios.

Un 7% no puede permitírselo

Asimismo, han puesto de relieve que el 7% de los hogares españoles no puede permitírselo. El resto de viviendas no dispone de este dispositivo por razones ajenas a la renta del hogar.

En cambio, un 78% de los hogares en España, con al menos una persona de 16 a 74 años, sí dispone de un ordenador de sobremesa o portátil (12.964.000), lo que supone un aumento de dos puntos porcentuales desde 2020 y casi medio millón más desde la pandemia de la Covid-19.

Los resultados de esta investigación muestran que el ordenador es el dispositivo que más ha crecido en el último año comparado con tabletas y netbooks, y teléfonos móvil y fijo.

Sobre el teléfono fijo, los autores del informe destacan que si bien durante mucho tiempo estuvo presente en todos los hogares, la telefonía fija ha perdido presencia y cada vez son menos las familias con teléfono en casa: el 67% lo tiene.

En el lado opuesto, el estudio apunta que prácticamente todos los hogares poseen un teléfono móvil (el 99%) y el 96% accede a Internet, ya sea mediante conexión fija o móvil. Además, el 58% de los hogares dispone de alguna tableta.

«La expansión del teletrabajo y la tele escuela y la mayor necesidad de dispositivos para trabajar o formarse desde casa podrían estar detrás del crecimiento de los ordenadores. A ello hay que añadir las acciones desarrolladas por el Gobierno de España para la transformación digital como la iniciativa 'Educa en Digital' para el reparto de unos 450.000 ordenadores entre los escolares«, argumentan los autores del estudio.

De esta forma, el crecimiento de 2,3 puntos porcentuales de estos equipos en los hogares en el último año ha recuperado los niveles del período 2007-2012, cuando los hogares con algún tipo de ordenador (portátiles, tabletas y netbooks incluidos) crecían a un ritmo de entre dos y tres puntos cada año. Entre 2013 y 2020 esta subida se había frenado hasta situarse en una variación interanual en torno al punto porcentual.

Por territorios

Entre 2020 y 2021, los hogares con ordenador han pasado del 67% al 71%, lo que supone la mayor subida interanual entre todos los dispositivos analizados en este estudio.

Por comunidades autónomas, Melilla (85,6%), Madrid (84,2%), Cataluña (82,6%) y Baleares (82,1%) son las regiones con un mayor porcentaje de hogares con este dispositivo. A continuación, se sitúan Aragón y Navarra, las dos superando el 80%. En el otro extremo aparecen Extremadura (68,7%) y Ceuta (61,4%).

En todas las comunidades y las dos ciudades autónomas ha ido aumentando el número de dispositivos de este tipo en los hogares. Destacan Navarra, Aragón, Baleares, Canarias y la Comunidad Valenciana, donde el porcentaje de familias con algún tipo de ordenador (incluyendo portátiles, tabletas y netbooks) en los últimos años se ha incrementado a mayor ritmo que la media nacional.