Los investigadores Alain Aspect, John Clauser y Anton Zeilinger. / Nobel price

Pioneros de la información cuántica ganan el Premio Nobel de Física

Alain Aspect, John Clauser y Anton Zeilinger han sido reconocidos por su trabajo con partículas en estados cuánticos entrelazados

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

El francés Alain Aspect, el estadounidense John F. Clauser y el austriaco Anton Zeilinger han sido galardonados este martes con el Premio Nobel de Física de 2022, por un trabajo que «sienta las bases de la revolución que se está produciendo actualmente en la tecnología cuántica, que está empezando a encontrar aplicaciones como computadoras cuánticas, redes cuánticas y una comunicación cifrada cuántica segura», según destaca el Comité del Nobel en un comunicado.

El jurado afirma que cada uno de los laureados «ha demostrado el potencial para investigar y controlar partículas que se encuentran en estados cuánticos entrelazado», una de las propiedades más importantes y debatidas de la mecánica cuántica. En dichos estados, las partículas se comportan como una unidad y lo que le sucede a una de ellas determina lo que le sucede a la otra, incluso aunque se encuentren a miles de kilómetros de distancia. La investigación de los galardonados se basa en el trabajo pionero sobre el entrelazamiento cuántico que el físico irlandés John Stewart Bell realizó en la década de 1960.

Los premiados toman el testigo del japonés Syukuro Manabe, el alemán Klaus Hasselmann y el italiano Giorgio Parisi, que recibieron este galardón en 2021 por sus «contribuciones innovadoras a nuestra comprensión de los sistemas físicos complejos, como el clima de la Tierra». El premio incluye 10 millones de coronas suecas, unos 930.000 euros, y les será entregado en una ceremonia que se celebrará, como cada año, el 10 de diciembre en Estocolmo (Suecia), coincidiendo con la fecha en que murió Alfred Nobel.

Se pierde la esperanza española

El anuncio de este martes elimina el atisbo de esperanza que la comunidad científica española albergaba desde hace años de que el trabajo pionero en información cuántica del catalán Ignacio Cirac fuera reconocido con el premio Nobel. El español llevó a cabo una de las partes de la investigación que sentaron las bases de la computación cuántica junto al laureado Anton Zeilinger.

Aun así, los investigadores de nuestro país coinciden en que el anuncio de este premio es una gran noticia. «Durante décadas, el entrelazamiento cuántico fue solo una curiosidad teórica y la propia mecánica cuántica era solo una buena teoría, pero no una descripción completa de la naturaleza. Los experimentos dirigidos por los premiados mostraron, entre otras cosas, que la teoría cuántica es la única descripción razonable para los resultados que se observan en la escala de unas pocas partículas, descartando otras alternativas, y que el entrelazamiento cuántico es una realidad experimental indiscutible», afirma Carlos Sabín, físico teórico e investigador'»Ramón y Cajal' en el departamento de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid, en declaraciones recogidas por el Science Media Centre España.

«En sus inicios, en 1900, con Max Planck, Einstein, Schrödinger y Heisenberg, la física cuántica estaba en el marco de lo teórico; con Aspect, Clauser y Zeilinger comienza una época de experimentos de información cuántica, llega la asociación de los principios de la física cuántica con el procesamiento de la información, y con ella, la computación cuántica. Debido a este fenómeno de entrelazamiento cuántico se conjetura que muy pronto, en cinco años, tendremos ordenadores cuánticos capaces de hacer cómputos en tiempos inferiores a un segundo que, de otro modo, con los superordenadores actuales, tardaríamos miles de años en hacer», añade Enrique Solano, doctor en Física, profesor honorario en la Fundación Ikerbasque y fundador de las empresas de tecnologías cuánticas Kipu Quantum y Quanvia.

Desde que se empezó a conceder el Nobel de Física hace más de 120 años, 222 personas han recibido este reconocimiento, de las que solo cuatro son mujeres: Marie Curie, en 1903; María Goeppert-Mayer, en 1963; Donna Strickland, en 2018, y Andrea Ghez, en 2020.