Opinión

Un trágico y amargo sueño

19/08/2018

CANARIAS7 reproduce a continuación las palabras de la presidenta de la Asociación de Víctimas del Vuelo JK5022 pronunciadas en el auditorio Alfredo Kraus, en el concierto conmemorativo

Todavía nos parece un trágico y amargo sueño, del que nunca hubiéramos querido despertar... Han pasado 10 años de nuestra vida sin ellos y no nos acostumbramos a que el dolor se mitigue, al contrario, formamos parte de la vida que sigue inexcusablemente aunque cueste seguir viviendo sin entender por qué tuvieron que ser ellos los elegidos para ese viaje sin retorno con destino a la eternidad.

Entré en la AVJK5022 en septiembre de 2009 y la presido desde el 20 de mayo de 2010, no podría sintetizar el calvario personal, profesional y social que ha sido no sólo afrontar el futuro judicial que se abría en aquellos momentos sino también las consecuencias de los problemas que tuvo desde su creación. Sólo la indomable voluntad de que la Asociación no desapareciera, me empujó a cargarla a la espalda y en el alma, sin detenerme a pensar, ni por un segundo, en otra cosa que no fuera mantenerla viva, por encima y a costa de todo, incluso de hipotecar mi propia existencia futura como ha ocurrido. Y hemos trabajado como nunca podrán imaginarse, en la soledad del día a día, con la convicción profunda de que la tragedia del 20 de agosto de 2008 en el Aeropuerto de Barajas en la que fallecieron 154 personas y sobrevivieron 18 fue evitable y que nuestra responsabilidad moral era que no volviera a repetirse.

Cada aniversario pasado los hemos honrado públicamente ante los monumentos erigidos en memoria y recuerdo de la tragedia del vuelo JK5022. Y en el décimo aniversario había que intentarlo, había que reunir a todos los componentes de la sociedad para homenajearlos a través de la música, lenguaje universal que llega al corazón y como bálsamo reparador para unas heridas que nunca cicatrizarán porque faltan todos y cada uno: 154 inocentes que no debieron irse tan dramáticamente.

Y hoy 18 de agosto de 2018, en el incomparable Auditorio Alfredo Kraus de la capital Gran Canaria, estamos reunidos con el objetivo de recordarlos solidariamente porque después de los 3.648 días que han pasado desde aquel terrible 20 de agosto de 2008, solo la generosidad y empatía de todos los que han colaborado en este concierto conmemorativo desde autoridades: Ayuntamiento, Cabildo y Gobierno de Canarias, instituciones y colectivos profesionales, orquesta y coro, Fundación del Auditorio, solistas, timplista, verseador y heredero del compositor Néstor Álamo, han hecho posible que estemos aquí.

La isla de Gran Canaria que tanto lloró a sus hijos en los días siguientes a la tragedia hoy los recuerda con la música, con canciones escritas desde el sentimiento y con artistas que sabrán ponerlo en cada una de sus interpretaciones. Desde la magnitud de todos los profesionales que estarán en el escenario hasta la fuerza de la presencia de todos los que estamos aquí, haremos posible que les lleguen sus notas musicales hasta donde estén con nuestro inalterable mensaje de amor y recuerdo perenne a cada uno de ellos, que siempre estarán en nuestros corazones. Muchas gracias a todos desde lo más profundo de mi corazón por acompañarnos a ellos y a nosotros.