Segundo parque nacional de pago

23/01/2018

El 3 febrero de 2016, el Cabildo de Tenerife asumió la gestión del Parque Nacional del Teide anunciando que ya contaba con una propuesta de catálogo de servicios de pago. En menos de dos años ha concretado por qué se va a pagar: por el aparcamiento, por las rutas guiadas y por el acceso al pico del Teide por el sendero Telesforo Bravo.

Santa Cruz de Tenerife

El Parque Nacional del Teide será el segundo de Canarias en el que habrá que pagar por el acceso a algunas zonas y por determinados servicios. El primero, que ya lleva años cobrando por los servicios que presta –salvo excursiones guiadas a pie, que son gratuitas–, es el Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote. El 5 de enero se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el inicio del plazo de exposición pública del Reglamento de servicio del sistema integral de uso público del Parque Nacional del Teide y desde ese día saltó la polémica, que se hizo viral en redes sociales.

El Cabildo de Tenerife no ha parado en los últimos 15 días de ofrecer los más variopintos argumentos para negar lo que, de momento, está negro sobre blanco. Niegan desde el área de Medio Ambiente y desde la propia Presidencia, que ostenta el nacionalista Carlos Alonso, no solo que no se vaya a establecer una tarifa por acceder al cráter del Teide, una ruta que ya está restringida, sino que, además, insisten en que todo –acceso y servicios– seguirá siendo gratuito para los residentes canarios.

Ni una cosa ni la otra son ciertas. En ningún apartado del texto, que está en exposición pública hasta el 16 de febrero, se distingue a residentes de turistas –en Timanfaya se cobra a todos, pero con tarifas reducidas para residentes canarios. Se habla exclusivamente de «personas usuarias».

Con respecto al acceso al pico del Teide por el sendero que lleva el nombre del geólogo Telesforo Bravo, ya en el apartado que han denominado Servicios gratuitos y servicios de pago se especifica que «en el caso del acceso al pico del Teide, el cobro anticipado garantiza evitar el uso abusivo del sistema automatizado de reservas». En la actualidad, para llegar hasta el cráter hay que hacer una reserva porque, por motivos de conservación y para evitar la masificación de ese espacio, solo se permite el acceso 200 personas al día.

Así pues, los dos puntos que desde el Cabildo se han desgañitado en rebatir a todo el que ha osado en hacer aún más público –redes sociales mediante– lo que está publicado en el BOP, quedan despejados con solo leer detenidamente lo que la propia institución tinerfeña ha publicitado.

Lo que, de momento, sí es cierto es que no se van a privatizar los servicios en el Teide. En ningún punto del documento se habla de que la empresa que vaya a gestionar el sistema integral de uso vaya a ser privada.

GESTIÓN DIRECTA. Hay un apartado específico y con un único párrafo, rotulado como Modalidad de prestación del servicio, en el que se especifica que «el sistema integral de uso público del Parque Nacional del Teide será gestionado de forma directa por encargo por una empresa mercantil pública». En Lanzarote, los servicios dentro del Parque Nacional de Timanfaya y de otros lugares turísticos de la isla están gestionados por Centros de Arte, Cultura y Turismo que son un Ente Público Empresarial Local dependiente 100% del Cabildo conejero.

Los tres aspectos más polémicos del documento han sido gasolina para el fuego de las redes sociales en las que, unas veces con más y otras con menos criterio, se ha evidenciado que los canarios no parecen dispuestos a pagar, al menos en Tenerife, por unos servicios que siempre han sido públicos y menos aún si los fuera a gestionar una empresa privada.

c7