Los tribunales vuelven a vapulear a las defensas del caso Grúas

08/07/2019

La Audiencia Provincial da la razón a la Fiscalía para tomar declaración a testigos que la juez no vio relevantes y resuelve que el «hipotético informe» del teniente fiscal del TSJC carece de interés.

Como ya ocurriera cuando el presidente del Gobierno en funciones, Fernando Clavijo, solicitó al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) los supuestos informes elaborados por el teniente fiscal de la Fiscalía Superior de Canarias, Demetrio Pintado, en los que al parecer no apreciaba indicios de ningún presunto delito en la tramitación del caso Grúas, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife denegaba en un auto fechado el viernes y conocido ayer la pretensión del exalcalde de La Laguna, José Alberto Díaz -imputado como Clavijo por este asunto- de incorporar dichos documentos a la causa que se instruye en el Juzgado de Instrucción 2 de Aguere para justificar su supuesta demora.

La negativa que la Sala Segunda de la Audiencia Provincial da a la defensa de Díaz se produce el mismo día que estima el recurso presentado por el Ministerio Fiscal contra la providencia de la juez Celia Blanco en la que le denegaba la citación de varios testigos, entre otros, el antiguo titular de Autogrúas Poli, José Padilla, o su actual propietario, José Luis Tacoronte.

El auto supone otro varapalo para las defensas de los imputados por el caso Grúas (además de Clavijo y Díaz, está el exconcejal de CC Antonio Pérez Godiño) que se posicionaron en contra de esa petición de la Fiscalía alegando que los testimonios que solicitaba eran «irrelevantes, innecesarios e inútiles» y, ademas, que parecían tener como finalidad la de mantener viva una causa sobre la base de una injusta imputación». Ahora el tribunal, en una suerte de doble derrota de las tesis de los imputados, entiende esos testimonios «útiles» para determinar si las actuaciones de los investigados se pueden derivar los presuntos delitos de prevaricación, malversación y tráfico de influencias que apunta la Fiscalía.

La Sala Segunda de la Audiencia Provincial tinerfeña, la misma que obligó a la juez Blanco a reabrir el caso Grúas, rechaza la petición de Díaz de incorporar el supuesto informe de Pintado a la causa con tres argumentos claros: «No existen indicios de la existencia» del «hipotético informe»; «carece de toda relevancia» para la defensa; y, por último, le recuerda que él era alcalde y que «no disfrutaba de aforamiento alguno», por lo tanto, carece de sentido que eche mano de «una imaginada instrucción al fiscal jefe del TSJC para que demorara informes [en teoría el de Pintado]» hasta que entrara en vigor el nuevo Estatuto de Autonomía, los aforados perdieran ese privilegio y la causa saliera del TSJC de vuelta al tribunal ordinario.