Del Teide a los Andes tras las huellas de Humboldt

20/03/2018

Dos españoles han trazado una conexión entre los volcanes del Teide, en las islas Canarias, y el Chimborazo, en los Andes ecuatorianos, en un proyecto que sigue las huellas del ilustre naturalista alemán Alexander von Humboldt.

ETIQUETAS:

El canario Isidoro Sánchez y el hispano-peruano Manuel Méndez han emprendido un proyecto académico titulado “Tras las huellas de Humboldt”, que incluye una excursión al Chimborazo para redescubrir al naturalista y la esencia de su paso por tierras ecuatorianas, donde, al igual que en el Teide, descubrió la variedad de pisos climáticos del país andino.

El proyecto, explicó Méndez a Efe, busca “construir una ruta que destaque los valores culturales, paisajísticos y naturales que tiene Ecuador” pero, también, “descubrir a esas poblaciones (indígenas) que recibieron a Humboldt, tanto incas como preincaicas”.

Se trata de “retomar esas enseñanzas para que las poblaciones revaloricen ese patrimonio cultural y lo potencien”, añadió.

Una rústica casa digna de postal recuerda el paso hace más de dos siglos por la cordillera de Ecuador del naturalista alemán, etiquetado en muchas biografías como el “padre de la Geografía” moderna.

La casa está en el volcán Antisana, un lugar donde hizo una descripción muy detallada y científica de las plantas y la fauna que había en esa época en el país.

Intentó alcanzar también la cima del Chimborazo, pero sin éxito: “Subimos todavía una media hora. Había tanta niebla que no vimos la cumbre. El reguero de piedras seguía todavía. Tuvimos una luz de esperanza de alcanzar la cumbre. Pero una gran grieta puso fin a nuestras tentativas”.

Del Teide a los Andes tras las huellas de Humboldt

No obstante, y a pesar de este infranqueable obstáculo, Humboldt orgulloso de su hazaña comenta en sus escritos: “He llevado los instrumentos tan alto como ningún hombre jamás lo ha hecho”, “más alto que el Cayambe, Antisana, Cotopaxi. Solamente nos faltaban 200 toesas para llegar a la cumbre”.

La nueva expedición al volcán Chimborazo supone acudir a lugares emblemáticos del acervo cultural de la zona, pero también subir “lo que más se pueda” a la montaña de 6.268 metros sobre el nivel del mar, considerado el punto de la corteza terrestre más cercano al sol.

Nacido en 1769, Humboldt fue un naturalista alemán que recorrió numerosas regiones del mundo, entre ellas el norte de Suramérica, donde recopiló todo tipo de datos de su flora y fauna, recursos naturales y clima, entre otros muchos campos científicos.

A la Real Audiencia de Quito, entonces parte del Virreinato de Nueva Granada, había llegado en 1802, año en que hizo sus incursiones geográficas por la sierra ecuatoriana y se instaló en la vivienda a los pies del volcán Antisana.

Méndez, que trabaja en la Cooperación Española indicó que “uno de los objetivos” que deben concretarse “como cooperación entre España y Ecuador” es lograr que la ruta de Humboldt desconcentre los flujos turísticos que se aglutinan en torno a los grandes destinos del país como las islas Galápagos y Quito.

Su compañero en esta iniciativa, Sánchez, que es también vicepresidente de la Asociación Cultural “Humboldt” de Tenerife, explicó que el proyecto busca, además, un hermanamiento entre el Teide y el Chimborazo.

Del Teide a los Andes tras las huellas de Humboldt

“Vamos a plantearlo así”, dada la importancia que las dos montañas tienen en relación con el explorador e investigador, apuntó.

Reconoció su sorpresa por que el Chimborazo (6.268 metros) no forme parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco porque la cima más alta del territorio español, “el Teide (3.718), lo es desde hace diez años”.

En línea con este proyecto, Sánchez adelantó que las casas culturales “Humboldt” de Tenerife y Ecuador estudian una serie de actividades para desarrollar el próximo año, cuando se cumpla el 250º aniversario del natalicio del naturalista alemán.

Méndez y Sánchez ofrecieron en Quito sendas conferencias sobre la “Expedición Chimborazo. Tras las huellas de Humboldt en Ecuador” y “Alejandro de Humboldt en Tenerife”, respectivamente.

También están presentando los documentales “Humboldt. Del puerto de La Orotava al pico del Teide” y “El Teide desde mi ventana”, esta última cinta con el propio Sánchez como autor.