Los caminos llevaron a Dolores

16/09/2018

Miles de peregrinos visitaron ayer Mancha Blanca, aprovechando que por primera vez se hacía coincidir el día de los romeros con la festividad principal de la patrona de Lanzarote. Hoy se pone colofón a las fiestas insulares, con la misa mayor, con presencia del obispo, y los fuegos.

ETIQUETAS:

Cada vez que cayó en sábado el día grande de la patrona de Lanzarote, la romería fue la gran afectada en el programa festivo, al tener que desplazarse al sábado posterior. Ayer, no obstante, se marcó un antes y un después, puesto que sí se celebró el tradicional encuentro de peregrinos sabatino, con el beneplácito de la Diócesis de Canarias, quedando la misa principal para esta tarde (19.00 horas), con presencia del obispo, Francisco Cases.

Desde antes del amanecer fue constante el reguero de caminantes llegando a Mancha Blanca. Muchos, como suele ser tradicional, para plantarse ante la imagen de la Virgen. No faltaron los que aprovecharon para disfrutar del buen ambiente de los diversos ventorrillos y para conocer los puestos de la feria de los artesanos, que hoy se cierra.

Hasta bien entrada la tarde estuvo la imagen de patrona en el interior de la recoleta ermita de Dolores. Casi coincidiendo con el inicio oficial de la romería, la Virgen de Los Volcanes fue colocada a las afueras del templo, atendiendo a la tradición desde que la romería alcanzó popularidad insular, hace ya más de tres décadas atrás. Hasta caída la noche duró el encuentro, quedando para rematar la noche el tradicional baile de romeros.

En la ofrenda abundaron los productos de la tierra. Así, se entregaron sacos con arvejas, chícharos y batatas; no faltando el pescado seco y los pejines. También hubo quien aprovechó para depositar flores. Además, se dejaron productos de higiene y aseo personal, para que puedan ser utilizados por familias con escasos recursos económicos.

Muchos fueron los que llegaron a Mancha Blanca desde sus municipios, gracias a los periplos organizados por los diferentes ayuntamientos. Para velar por la seguridad de estos caminantes, se habilitó un plan de seguridad más estricto que el fijado en los años previos. Y, por supuesto, a nivel logístico un año más resultó crucial la implicación del Cabildo. En especial, muchos caminantes agradecieron enormemente la implicación mostrada por los Centros de Arte, Cultura y Turismo. En los puestos establecidos en varios puntos de las diversas rutas hacia la meta de Tinajo se llegó a completar el reparto de unos 9.000 botellines de agua. Y también se dieron piezas de fruta, gracias a que se había hecho una reserva de 770 kilos, entre plátanos, manzanas, peras y naranjas.

En estos mismos puestos, además, se tuvo a bien habilitar baños químicos, para alivio de los que transitaron por La Vegueta o por El Peñón, muy similares a los también dispuestos en Mancha Blanca.

En cuanto a este domingo cabe indicar que junto con la misa mayor, con la clásica procesión con la imagen divina recorriendo los alrededores de la ermita, para poner cierre a las fiestas se ha previsto una gran quema de fuegos de artificio, justo después de que se ponga colofón al recital, con acceso libre, que ofrecerá el cantante Antonio José, 21.00 horas, según el programa del Ayuntamiento de Tinajo.