Más fuelle a la escultura de César

15/07/2019

La asociación que promueve la iniciativa popular para instalar una efigie del genio lanzaroteño reclama un esfuerzo más, ya que lo recaudado no supera el 20% del coste

ETIQUETAS:

C. de inza / arrecife

El presidente de la Asociación sin ánimo de lucro que promueve la instalación de una escultura en homenaje a César Manrique, que sea costeada con aportaciones voluntarias de los lanzaroteños, así como de las instituciones, empresas y de todo tipo de entidades, Alfredo Matallana, ha pedido un mayor impulso al proyecto, dado que a día de hoy la recaudación para costear la obra apenas llega al 20 por ciento de su coste.

Matallana ha explicado que a día de hoy ni una sola de las instituciones públicas, Cabildo y Ayuntamientos, han aportado dinero alguno para apoyar el proyecto, a pesar de que en su día mostraron su firme compromiso a colaborar, pero confió en que ayuden de forma generosa.

A su juicio, «el parón institucional que ha supuesto el periodo electoral ha eclipsado esta iniciativa, que arrancó en su momento con muy buenas perspectivas, pero ahora se está desinflando preocupantemente»

Para los impulsores de este propuesta, que pretende ser un regalo del pueblo de Lanzarote a una de sus personalidades más queridas y apreciadas de todos los tiempos, el proyecto no puede caer en el olvido y solicitan un mayor compromiso institucional y también social para que no decaiga. De este modo, explica el presidente de la entidad sin ámino de lucro constituida para impulsar la iniciativa, que el coste de la escultura en bronce encargada al escultor Manolo González, rondará los 90.000 euros, y a ellos hay que añadir otros 10.000 para las obras de su instalación.

Matallana también explica que en breve habrá que hacer una primera provisión de fondos al artista de unos 30.000 euros y que lo recaudado, no alcanza a cubrirse, de ahí la preocupación y la llamada a una mayor implicación por parte de todos.

La escultura bajo el título la Mirada de César, en bronce (de una tonelada de 3,80 metros de ancho y 1,40 de alto) representa una pupila de un ojo, en la que el genio lanzaroteño está sentado en actitud expectante, mirando a la marina de Arrecife. Será instalada frente al Puente de las Bolas de Arrecife, en uno de los puntos más concurridos.

El presidente de la Asociación sin ánimo de lucro que promueve la instalación de una escultura en homenaje a César Manrique, que sea costeada con aportaciones voluntarias de los lanzaroteños, así como de las instituciones, empresas y de todo tipo de entidades, Alfredo Matallana, ha pedido un mayor impulso al proyecto, dado que a día de hoy la recaudación para costear la obra apenas llega al 20 por ciento de su coste.

Matallana ha explicado que a día de hoy ni una sola de las instituciones públicas, Cabildo y Ayuntamientos, han aportado dinero alguno para apoyar el proyecto, a pesar de que en su día mostraron su firme compromiso a colaborar, pero confió en que ayuden de forma generosa.

A su juicio, «el parón institucional que ha supuesto el periodo electoral ha eclipsado esta iniciativa, que arrancó en su momento con muy buenas perspectivas, pero ahora se está desinflando preocupantemente»

Para los impulsores de este propuesta, que pretende ser un regalo del pueblo de Lanzarote a una de sus personalidades más queridas y apreciadas de todos los tiempos, el proyecto no puede caer en el olvido y solicitan un mayor compromiso institucional y también social para que no decaiga. De este modo, explica el presidente de la entidad sin ámino de lucro constituida para impulsar la iniciativa, que el coste de la escultura en bronce encargada al escultor Manolo González, rondará los 90.000 euros, y a ellos hay que añadir otros 10.000 para las obras de su instalación.

Matallana también explica que en breve habrá que hacer una primera provisión de fondos al artista de unos 30.000 euros y que lo recaudado, no alcanza a cubrirse, de ahí la preocupación y la llamada a una mayor implicación por parte de todos.

La escultura bajo el título la Mirada de César, en bronce (de una tonelada de 3,80 metros de ancho y 1,40 de alto) representa una pupila de un ojo, en la que el genio lanzaroteño está sentado en actitud expectante, mirando a la marina de Arrecife. Será instalada frente al Puente de las Bolas de Arrecife, en uno de los puntos más concurridos.