La demanda de derivados del petróleo fue a menos en 2018

17/06/2019

El balance global rondó las 427.600 toneladas

El consumo de carburantes bajó el pasado año con respecto a 2017, según estudio del Centro de Datos del Cabildo. En total, se consumieron casi 427.600 toneladas de diversas derivados petrolíferos, cuando fueron más de 453.300 en 2017. Se creció con respecto a 2016, cuando el consumo rondó las 383.500 toneladas.

Resultó de nuevo especialmente llamativa la demanda de fuel, que alcanzó una cota final de casi 170.900 toneladas, para abastecer especialmente a la central térmica de Las Caletas. El valor, no obstante, fue menor al dado en años previos, notándose en consecuencia que cada vez se consume más electricidad procedente de los parques eólicos que operan en suelo insular.

El consumo de gasolina, queroseno y combustibles de similar consideración se quedó en más de 204.000 toneladas; con auge relativamente notable, en parte por el incremento del tráfico aéreo. Además, se concretó un gasto de poco menos de 68.900 toneladas de gasóleo, en sus variedades diversas, con ligera subida.

El resto de los consumos contabilizados en Lanzarote a lo largo del pasado año, por un montante de unas 14.000 toneladas, tuvo que ver con lubricantes, betunes, mezclas y gases diversos. En este apartado también están incluidos los biocombustibles, que se contabilizan como si también fueran derivados del petróleo a efectos estadísticos.

La suma final de 2018 queda en los anales como la segunda más elevada de la década.