Calzado deportivo para Guinea Ecuatorial

28/02/2018

El Área de Residuos del Cabildo ha puesto esta semana en marcha una nueva edición de la campaña Zapatillas solidarias, un proyecto de reciclaje y de cooperación intercomunitaria que lleva cinco años uniendo a la población de Lanzarote con los niños y jóvenes más desfavorecidos de Guinea Ecuatorial que participan en el campus de baloncesto Ciudad de Malabo y Bata.

Este Campus, organizado desde el año 2013 por el Club de Baloncesto Conejero y la Federación de Baloncesto de Guinea, con la colaboración de la Fundación Hermanos Martínez, tiene el objetivo de que estos jóvenes guineanos se inicien en el deporte como modelo de inclusión social y desarrollo de bueno hábitos en un entorno seguro. Mediante esta campaña, el Cabildo recoge calzado deportivo en desuso, pero en buenas condiciones, que se destina a los jóvenes más desfavorecidos de estos pueblos de Guinea que participan en el campus de baloncesto.

«Gracias a la cooperación de Lanzarote y a las zapatillas donadas en anteriores ediciones de esta campaña, estos chicos no solo han podido tener un calzado adecuado para practicar deporte, sino que también han podido disponer del mismo durante todo el año», recuerda la consejera de Residuos del Cabildo, Carmen Rosa Márquez. El calzado deportivo en desuso se podrá entregar hasta el 26 de marzo en más de 35 puntos de recogida distribuidos en toda la isla, desde instalaciones públicas a centros educativos, centros deportivos y polideportivos municipales.

En el proyecto de reciclaje solidario participan 34 centros educativos isleños integrados en el proyecto Recicole. Alumnado, profesorado y familias colaboran cada año donando sus deportivas en desuso para estos jóvenes. En esta edición se suman nuevamente varias instalaciones deportivas municipales e insulares, gracias a la colaboración de los Ayuntamientos, que instalan en sus dependencias públicas las cajas de recogida de Lanzarote Recicla. Gracias a esta cooperación en la isla, en 2017 un total de 1.596 jóvenes de Guinea Ecuatorial en riesgo de exclusión social, tuvo calzado adecuado en el Campus.

El Área de Residuos del Cabildo ha puesto esta semana en marcha una nueva edición de la campaña Zapatillas solidarias, un proyecto de reciclaje y de cooperación intercomunitaria que lleva cinco años uniendo a la población de Lanzarote con los niños y jóvenes más desfavorecidos de Guinea Ecuatorial que participan en el campus de baloncesto Ciudad de Malabo y Bata.

Este Campus, organizado desde el año 2013 por el Club de Baloncesto Conejero y la Federación de Baloncesto de Guinea, con la colaboración de la Fundación Hermanos Martínez, tiene el objetivo de que estos jóvenes guineanos se inicien en el deporte como modelo de inclusión social y desarrollo de bueno hábitos en un entorno seguro. Mediante esta campaña, el Cabildo recoge calzado deportivo en desuso, pero en buenas condiciones, que se destina a los jóvenes más desfavorecidos de estos pueblos de Guinea que participan en el campus de baloncesto.

«Gracias a la cooperación de Lanzarote y a las zapatillas donadas en anteriores ediciones de esta campaña, estos chicos no solo han podido tener un calzado adecuado para practicar deporte, sino que también han podido disponer del mismo durante todo el año», recuerda la consejera de Residuos del Cabildo, Carmen Rosa Márquez. El calzado deportivo en desuso se podrá entregar hasta el 26 de marzo en más de 35 puntos de recogida distribuidos en toda la isla, desde instalaciones públicas a centros educativos, centros deportivos y polideportivos municipales.

En el proyecto de reciclaje solidario participan 34 centros educativos isleños integrados en el proyecto Recicole. Alumnado, profesorado y familias colaboran cada año donando sus deportivas en desuso para estos jóvenes. En esta edición se suman nuevamente varias instalaciones deportivas municipales e insulares, gracias a la colaboración de los Ayuntamientos, que instalan en sus dependencias públicas las cajas de recogida de Lanzarote Recicla. Gracias a esta cooperación en la isla, en 2017 un total de 1.596 jóvenes de Guinea Ecuatorial en riesgo de exclusión social, tuvo calzado adecuado en el Campus.