Archivan la pieza del caso Unión sobre las propiedades de Dimas

26/10/2018

El juez no ve delito por parte del expolítico y siete investigados más, sobre la supuesta ocultación de bienes, tras un error en las pesquisas de la UCO.

El magistrado del Juzgado de Instrucción 4 de Arrecife, Ricardo Fiestras, ha dictado un auto por el que decreta el sobreseimiento y archivo definitivo de la causa en la pieza del caso Unión que investigaba el patrimonio del expolítico Dimas Martín, por delitos de alzamiento de bienes e insolvencia punible.

La investigación parte del registro en la casa de Martín, efectuada en 2009 por la UCO, que tras analizar la documentación incautada concluyó que el expolítico, otros miembros de su familia y empresarios de su entorno, entre ellos el empresario turístico malagueño, José María Rosell, ocultaban patrimonio e incurrían en insolvencia punible y alzamiento de bienes. Para la UCO, el objetivo era eludir el cumplimiento de la sentencia de 2004 en la que la Audiencia Provincial de Las Palmas impuesta a Dimas Martín, con multa de 5,7 millones de euros, por su gestión del Complejo Agroindustrial y, además, ocultar patrimonio a nombre de terceros.

Sin embargo, ocho años después de la investigación y la detención de varios de los investigados, se concluye que adquisiciones de bienes y operaciones mercantiles entre las personas y empresarios del entorno de Dimas Martín eran «previas, justificadas, documentadas y afectadas a créditos legítimos, preexistentes y ajenos a la actuación de Martín, que desembocó en la referida sentencia penal». Señala el juez Fiestras que la relación entre Dimas Martín y los empresarios Rosell y Gil Acosta, centrada en la compra de participaciones de la entidad Televolcán S.L., denunciadas por la UCO, «no eran más que el mero intento de saldar cuentas entre los mismos, respecto a los créditos nacidos muchos años antes».

Sobre el posible patrimonio oculto de Martín, dice el magistrado que «es algo que no se acredita de la documentación aportada por la UCO». No lo acredita la lista de bienes de Martín en el reconocimiento de deuda a Rosell, para saldar cuentas; y en cuanto a las fincas y propiedades analizadas, se concluye que son de terceros, incluso bancos, y no de personas del entorno de Martín, y «obedecieron a operaciones reales, con sentido económico y jurídicamente válidas». Y concluye que si estas operaciones se hicieron años antes de la sentencia penal, para eludir cumplirla, no se puede demostrar.