Una librería histórica de Vegueta

20/08/2018

La librería Gran Canaria fue fundada en 1908 por un hermano del alcalde José Mesa y López. Empezaron con ciertas dificultades, ya que no tenían suficiente dinero y se vieron obligados a recurrir a la firma de letras de cambio. Del blog de Eduardo Reguera

ETIQUETAS:

Cuando se trata de antigüedades, hasta el objeto más insignificante puede esconder una historia interesante. Miren si no, el bodegón que acompaña este artículo. Observen esa cajita de cartón de color borgoña rotulada en plateado con los datos de una librería. Probablemente sirvió para guardar tarjetas de visita, puesto que la “Gran Canaria”, como bien indica la leyenda, además era imprenta y papelería. Salta a la vista la preciosa filigrana modernista que aparece entre líneas. Es posible que algún lector ya esté recorriendo mentalmente la calle Obispo Codina, en Vegueta, y haya llegado a la conclusión de que allí no hay ninguna librería ni nada que se le parezca. Está usted en lo cierto. Pero las hubo, porque además de la que hoy nos ocupa, existió una llamada Moderna (1925-1931), y otra cuyo nombre era Hispania (1931-1977) en el local donde hay hoy una conocida cervecería. Pero no nos confundamos de estantes y descubramos la historia que hay detrás de este objeto en apariencia insignificante.

Una librería histórica de Vegueta

La librería Gran Canaria fue fundada en 1908 por un hermano del alcalde José Mesa y López. Más tarde, en 1923, la adquiere el poeta Alonso Quesada, en sociedad con Manuel Valle. Empezaron con ciertas dificultades, ya que no tenían suficiente dinero y se vieron obligados a recurrir a la firma de letras de cambio. Apenas hacía un año que Quesada había abandonado su empleo en el Bank of British para ocupar un puesto de encargado de estadística en la Junta de Obras del Puerto de la Luz. Su nuevo empleo le permitió tener más tiempo ya que solo trabajaba de mañana. Su idea era dedicar el resto del día a su actividad literaria, pero la librería comenzó a dar más preocupaciones que ganacias y se vio obligado a emplear las tardes en sacar el negocio adelante. Pero no hubo tiempo. La salud del poeta, que nunca fue buena, comenzó a resquebrajarse y la “Gran Canaria” colgó el cartel de cerrado pocos meses después de haber cambiado de manos. Para siempre.

Una librería histórica de Vegueta

Alonso Quesada falleció en 1925, aún no había cumplido los 39 años. Fue enterrado junto al mar. A veces visito su tumba, y entonces lo imagino saliendo de la librería, tocado con un sombrero hongo y envuelto en un gabán, hilvanando versos con la tinta reseca que los asientos contables han dejado entre sus dedos.

  • 1

    ¿Le parece correcto que la próxima cabalgata del carnaval en Las Palmas de Gran Canaria vuelva a salir de La Isleta?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados