Toneladas de excrementos arden varios días en Agüimes

    Cargando reproductor ...
20/03/2020

El Consorcio de Emergencias se ayuda de un tractor para echar una capa de tierra sobre el vertedero y frenar así la salida de humo. El agua no bastaba para apagar el fuego. El Ayuntamiento también interviene

Toneladas de excrementos procedentes de explotaciones ganaderas y extendidas por unos 5.000 metros cuadrados de terreno llevan ardiendo desde el pasado lunes en Agüimes. Forman parte de lo que debió o pretendió ser una planta de producción de abono orgánico en Vargas, pero que hace tiempo que no registra actividad porque carece de la debida autorización administrativa. Por motivos que aún se desconocen, toda esa acumulación de residuos empezó a arder y hasta ayer habían sido infructuosos los esfuerzos de los bomberos para apagarlo, que han empleado hasta el momento más de 20.000 litros de agua y que han reforzado incluso el dispositivo de extinción. Lograron sofocar las llamas, pero no el humo, que, empujado por el fuerte viento que suele reinar en esta zona del sureste grancanario, ha llegado a barrios como Arinaga y al cercano polígono industrial aledaño y ha propiciado que el ambiente sea literalmente irrespirable.

La edil de Desarrollo Rural, Protección Civil y Medio Ambiente, Jéssica Santana, informó ayer de que los bomberos del Consorcio de Emergencias y los voluntarios de Protección Civil llevan desde el lunes actuando, pero que el enorme volumen de residuos acumulado en la parcela, unido a la combustión interna del material orgánico, ha complicado la extinción del fuego. El alcalde, Óscar Hernández, explica que funciona más o menos como una gigantesca carbonera. Aunque se apague la llama en superficie, sigue ardiendo por dentro, donde la temperatura acumulada es muy alta. Según Santana, se optó por abrir varias calles en mitad del vertedero, a modo de cortafuegos. Sin embargo, tampoco evitaron que siguiera desprendiendo humo.

Así las cosas, los profesionales del Consorcio de Emergencias decidieron recurrir al sellado con tierra. Contrataron un tractor de grandes dimensiones, que ya trabaja en Vargas y que lo que está haciendo es cubrir por completo el suelo afectado con una capa de tierra. Les apoya en la logística el personal de Protección Civil de Agüimes. «Enterrar el lugar dejará sin oxígeno al fuego y pondrá fin a la combustión interna, acabando también con los humos», se explica la concejal.

No está claro si el incendio pudo ser provocado o fruto de la combustión de los residuos.