Telde

Tributo pianístico en América a la mujer compositora y a Canarias

22/01/2020

Ignacio Clemente viaja hoy a EE UU para ofrecer dos conciertos e impartir cátedra homenajeando a los artistas extranjeros que han tenido en las islas su inspiración y reconociendo el papel femenino en la música.

Su habilidad técnica es perfecta y su interpretación artística, excepcional. Cuando está en el escenario desprende confianza con una presencia extraordinaria». Este cúmulo de elogios se lo dedicó Bruce Stevens, presidente y CEO de la neoyorquina compañía Steinway Sons, a Ignacio Clemente, un vecino de la céntrica calle sanjuanera de León y Castillo que aprendió el bello arte de tocar el piano en la desaparecida academia Musical Telde. Influido por su madre, lleva familiarizado con el sonido de percusión desde que nació. «Di mi primer concierto en la Casa de la Cultura de Telde a los 9 años», rememora un artista que a sus recién cumplidas 39 primaveras acumula una impresionante trayectoria musical.

Una carrera que, entre sus múltiples destinos, lo llevó a Boston, donde realizó un máster en interpretación pianística en el New England Conservatory, becado por la Fundación La Caixa, y estudió clave y fortepiano, finalizando su formación con honores académicos. En esta etapa hizo contactos influyentes y se ganó importantes admiradores estadounidenses, quienes hicieron posible esta última parada americana.

Y es que Clemente aterrizó hoy en Chicago para dar en los próximos días varios conciertos y conferencias en las universidades de Illinois y Pensilvania. Una nueva aventura que surge por la invitación expresa de los profesores de las facultades de música de ambos centros, que quisieron contar con la experiencia de este isleño para enriquecer el conocimiento de sus alumnos. «Interpretaré la Sonata de dos pianos y percusión de Bela Bartok, que es una de las obras más importantes del siglo XX, con profesores de esas universidades», relata Clemente. Aunque su estancia en tierras americanas no se limitará a un par de conciertos, sino que aprovechará su viaje para promocionar Gran Canaria y poner en valor el papel de la mujer en un mundo demasiado masculino. «Una de mis charlas versará sobre la música foránea inspirada o hecha en Canarias. Me centraré sobre todo en el compositor francés Camile Saint Saens, que fue uno de los más grandes del siglo XIX y estaba enamorado de Canarias. Le dedicó algunas de sus composiciones, como Las Campanas de La Catedral, inspirada en Vegueta y que también interpretaré», relata el teldense, que incluirá en sus exposiciones fotos del archipiélago para promocionar los encantos de su tierra como el buen embajador de Canarias que siempre ha sido.

Con el otro tema que desarrollará, el de la mujer compositora, realizará una reivindicación del papel femenino en la música clásica, aprovechando su auge para darle su particular impulso. «Hasta ahora en los conciertos prácticamente se escuchaba solo música de compositores masculinos. Pero esto está cambiando y tenemos que seguir trabajando para que la diversidad llegue a los conservatorios», detalla uno de los artistas más importantes de la ciudad que, aprovechando la enésima oportunidad que su trabajo le ha brindado de visibilizar su talento a nivel internacional, pondrá sus habilidades al servicio de sus orígenes al tiempo que situará a la mujer en el lugar que se merece dentro de un mundo que no entiende de géneros.

Una brillante carrera plagada de premios

Como solista, Ignacio Clemente ha actuado en la Konzerthaus de Berlín, en el Jordan Hall de Boston o en la Bachzaal de Amsterdam, entre otros. También, por supuesto, en el Teatro Pérez Galdós y en el Auditorio Alfredo Kraus. Además, ha obtenido diferentes premios y galardones, como el primer premio en el Concurso Ciudad de Arucas, el primer premio y Premio Conde de la Vega Grande en el Concurso Pedro Espinosa, el primer premio Pedro Espinosa en el Premio Extraordinario dedicado al pianista Javier Alfonso, el Premio de Música de Cámara Outreach Performances del New England Conservatory o el Premio Juan Blanco a la inerpretación de Mozart.