PSOE y CC autorizan a sus líderes a negociar con todos los grupos

06/06/2019

Las ejecutivas locales de los dos hipotéticos socios principales del gobierno alternativo a NC solo ponen una condición: pactar un gobierno estable. Mientras, NC tomó ayer contacto con CC

Las ejecutivas locales del PSOE y de CC dieron este miércoles sendos permisos a sus respectivos líderes, a Alejandro Ramos y a Héctor Suárez, para que se sienten a negociar un futuro gobierno para Telde con todos los grupos políticos, sin límites ideológicos ni cordones sanitarios. Tienen las manos libres. No les imponen vetos ni líneas rojas. Eso sí, ambos coinciden en ponerles una condición: que el ejecutivo que conformen sea estable. Y en CC, además, añaden otra: que sea un gobierno con mayoría de votos, de 14 concejales o más. «Esa es nuestra línea roja», apuntó Héctor Suárez. CC fue socio de NC en este último mandato con un ejecutivo en minoría de solo 10 ediles.

Así pues, los dos hipotéticos socios mayoritarios del llamado gobierno alternativo a NC, que fue la fuerza más votada, se dan libertad para explorar todas las opciones y ya de manera oficial se desmarcan de la hoja de ruta que se ha marcado para negociar el partido de la alcaldesa en funciones, NC, que al menos públicamente se decanta por explorar primero un ejecutivo que esté integrado por los dos partidos que más votos recibieron en las elecciones del 26 de mayo pasado. PSOE y CC no se ponen ese norte. Se abren a todas las opciones.

Los socialistas, en un escueto comunicado remitido la noche de este miércoles, apuntan que la ejecutiva, «tras analizar los buenos resultados obtenidos y las necesidades del municipio, entiende que se abre un periodo nuevo y distinto». Dadas esas premisas, «mandata» a su líder, por unanimidad, a «mantener conversaciones con todas las formaciones políticas con el objetivo de conformar un gobierno responsable y estable en beneficio del municipio, donde prevalezca el diálogo, el respeto y el consenso». Y los nacionalistas de CC, por su parte, adoptaron un acuerdo muy similar en el que dan manos libres a su líder a explorar todas las opciones.

En la práctica, tanto Ramos como Suárez tienen el camino expedito de sus respectivas formaciones, al menos a nivel local, para explorar el acuerdo a cuatro bandas que desalojaría a NC del poder en Telde. Ramos ya ha dicho por activa y por pasiva que casi todos los demás grupos le han mostrado su predisposición a convertirlo en alcalde, el primero socialista en la historia de la democracia en la ciudad. Y Suárez, al que su ejecutiva pone como condición que el gobierno que se forme sea estable y con 14 concejales, no ha negado públicamente su apoyo a NC pero no se ha cansado de repetir que no cree que logre sumar 14 votos.

Así las cosas, ese posible futuro gobierno sin NC estaría formado por PSOE, con 6 ediles, Juntos por Telde (coalición en la que están integrados CC y CCD, el partido que lidera el edil Juan Martel), con 4, Ciuca, con 3, y un cuarto socio que podría ser Más por Telde o PP, ambos con dos. Solo los dos de Podemos se han desmarcado al dejar claro que no pactarían ni con CC ni con PP.