Nasas y cazonales, artes sostenibles

    Cargando reproductor ...
29/01/2019

Un estudio liderado por la Plocan prueba que los dos aparejos para la pesca tradicional son sostenibles con el medio ambiente y que son compatibles con otras actividades y usos tecnológicos en el mar

Los peces que capturan las nasas y que son descartados y devueltos al mar sobreviven en más de un 80% de los casos. Es una de las conclusiones de un proyecto, DesPesca, liderado por la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) que fue presentado este lunes en Taliarte y que pretendía comprobar si este arte y la del cazonal son sostenibles para el medio ambiente. Para probarlo, lograron incluso grabar a los animales en perfecto estado en los llamados viveros de supervivencia, que llevaban incorporadas unas pequeñas cámaras tipo GoPro. El cazonal, por su parte, compensa la «muy baja» tasa de superviviencia de las especies descartadas con la precisa selectividad de sus capturas. Es decir, es más complicado que se cuelen en la red peces de una talla inadecuada. Octavio Llinás, director de la Plocan, añadió además una segunda conclusión de este estudio y es que ha demostrado la compatibilidad entre la pesca tradicional y otras actividades y usos tecnológicos del mar, como el del aprovechamiento de las energías en el medio marino.

El proyecto, denominado Monitorización en el banco de ensayos de las Especies Descartadas por la Pesca con Enmalle y Nasa en Gran Canaria, ha tenido 13 meses de duración (concluye el 2 de febrero) y se ha desarrollado en la extensión de mar que tiene concedida la Plocan como superficie de prueba para sus experimentos e investigaciones, 23 kilómetros cuadrados situados en la costa de Jinámar, entre Telde y la capital, donde la Plocan tiene su plataforma oceánica y donde lleva meses instalado el primer aerogenerador marino de España. Para este estudio, financiado en el marco del programa Pleamar de la Fundación Biodiversidad, que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, y cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), científicos y técnicos contaron con la colaboración del Gobierno de Canarias, del Cabildo y de los pescadores de las cofradías más próximas, la capitalina de San Cristóbal y la teldense de Taliarte.

Buenas prácticas

Llinás aprovechó el acto de presentación de los resultados de Despesca, que tuvo lugar en la sede de la Plocan, en el edificio del Instituto Canario de Ciencias Marinas, en Taliarte, para dar a conocer el manual de buenas prácticas para los pescadores profesionales que se ha elaborado precisamente en el marco de este proyecto. Compila 16 normas o instrucciones que buscan favorecer prácticas pesqueras sostenibles. El propio Llinás admitió que la mayoría o todas ya son conocidas y aplicadas por los propios pescadores, pero que al menos ahora han sido recogidas y publicadas en un solo libreto. No en vano, uno de los pescadores presentes en el acto tomó la palabra para agradecer el estudio hecho por la Plocan y para dejar claro también que esto que vienen ahora a demostrar los estudios científicos lo vienen diciendo desde hace años los profesionales de la pesca artesanal: las nasas y los cazonales son artes respetuosas con el medio ambiente, a pesar del sambenito que los tildó de insostenibles.

Para este estudio los pescadores hicieron 100 salidas con nasa y cazonal. La primera es el arte que más usan y entre las especies que más captura figuran la sama de pluma, el bocinegro, la vieja o la breca. Y el cazonal es más apropiado para capturar viejas, salmonetes o chopas.

Llinás, que estuvo acompañado de Alejandro Báez, director insular de Agricultura, Ganadera y Pesca del Cabildo, y de Manuel Perera, jefe de servicio de Inspección Pesquera del Gobierno canario, añadió que estos resultados se sumarán a los de otros estudios que contribuirán a avalar el cambio de la normativa que regula la actividad pesquera.