Los vándalos se abren paso en Lomo Calasio

08/01/2019

Han retirado los muretes de piedra que estaban a uno y otro lado de una barra que impide el tránsito. El objetivo: seguir tirando escombros con impunidad.

G. Florido / Telde

El vandalismo y el incivismo siempre se abren camino. Real y metafóricamente. La prueba está en Rosiana, en el entorno de donde llaman Lomo Calasio, al que se llega desde el barrio de La Medianía hacia el interior de la isla. Operarios contratados por el Ayuntamiento colocaron semanas atrás una barra para impedir el tránsito de vehículos y evitar que estos parajes siguieran usándose como estercoleros improvisados, pero ya estas navidades han sido varias las veces que los desaprensivos han sorteado esa prohibición retirando, piedra a piedra, los muretes levantados a uno y otro lado de la barra. Esta última está sujeta con un candado del que solo tienen llave vecinos y propietarios de terrenos en la zona, por lo que la única manera que tienen los vándalos de evitarla es abriéndose paso por uno de los lados de la barra.

Lomo Calasio, y en general, todo el enclave paisajístico de Rosiana, lleva años convertido en punto de vertido ilegal de toneladas de escombros y residuos varios. Buena parte de los desechos son restos de obra arrojados por empresarios que buscan ahorrarse las tasas que les cobran en los puntos limpios. Los tiran en sacos, casi siempre en una y otra orilla de la única carretera de tierra que atraviesa este paisaje. Se aprovechan de que es una zona aislada, apenas habitada, y poco transitada para atentar contra el medio ambiente con impunidad y alevosía.

Vecinos y propietarios están hartos y, aunque agradecen la colocación de la barra, piden al Ayuntamiento que refuerce al menos los muros que están a uno y otro lado para que de verdad se le dificulte la fechoría a los vándalos. El paso con vehículos se cortó semanas atrás para proteger una plantación de 3.500 árboles realizada por el Cabildo y el Ayuntamiento en una finca municipal situada precisamente en Lomo Calasio. La idea es convertirla en una gran zona recreativa.