Los inquilinos de Visocan a Clavijo: «No somos tontos»

21/05/2019

La plataforma creada para exigir mejoras y la compra de las casas escribe una carta para contestar a la que les ha remitido el presidente de Canarias. En ella dice sí a sus demandas y los vecinos le reprochan que lo haga ahora, en plena campaña

A cuerno quemado. Así les ha sabido a los inquilinos de las viviendas de Visocan en Telde la carta que acaban de recibir del presidente de Canarias, Fernando Clavijo. Tras una lucha de años por la propiedad de las casas, les manda una misiva este mes diciéndoles que accede a sus demandas, y la plataforma que los agrupa, ofendida, le replica con otra con un mensaje muy claro: «¡Pobres sí, tontos, no!» Se la reenvía la Plataforma Juntas Todo Telde, el colectivo que crearon en nombre de todas las promociones existentes en la ciudad. «¿De verdad, señor Clavijo, en algún momento usted y su CC han creído que estas artimañas electorales van a pararnos?», le sueltan.

Clavijo les anuncia en su carta, fechada en mayo de 2019 y a la que ha accedido este periódico (a la dirigida a María Isabel Fernández, presidenta de la Junta 130 de El Caracol), que «este Gobierno ha puesto en marcha, por primera vez, el procedimiento para conseguir la transmisión de la entidad mercantil Visocan». Antes les apunta que las condiciones de venta serán las «más beneficiosas» para los inquilinos y que trabaja para «la minoración de las rentas abonadas hasta el momento», que es una de las reivindicaciones históricas de los vecinos.

La carta de la plataforma empieza acusando a CC «de hacer uso electoralista de las necesidades de las familias canarias». Advierte a Clavijo y a CC: «Somos pobres, no tontos, han perdido toda nuestra confianza, de bonitas palabras vamos muy servidos». Y entonces le recuerdan la lucha en la que llevan años embarcados y que los compromisos dados en 1999 y 2002, en los que se les garantizaba el derecho a la propiedad de sus casas, «quedaron en palabras y papel mojado».

Dice más. «La consejería de Vivienda del Gobierno canario (recalcan que siempre la ha dirigido CC) nos ha negado nuestros derechos, desatendiendo las necesidades de las familias canarias menos pudientes e ignorando el mal estado del parque de viviendas».

Y le refrescan la memoria. No hace ni 5 meses, en diciembre de 2018 y tras las protestas de los inquilinos, Visocan les mandó otra carta muy distinta a esta última de Clavijo en la que les decía que las casas serían tasadas a precio de mercado, que no descontarían las cuotas pagadas durante más de 20 años, que el derecho de compra quedaría supeditado a la baremación de la renta de las unidades familiares y que debían pagar el impuesto de donaciones. La plataforma rompió relaciones con el Gobierno e intensificó las protestas, y en abril, le recuerdan en la carta, Clavijo les convocó para anunciarles que daban el sí a lo que antes les habían negado.

«Lo que ocurría era que nuestras protestas perjudicaban su campaña electoral. ¡Tenían que pararnos ya!». Pero le advierten de que ya no se creerán «las mismas mentiras de antaño». Además, como dicen identificarse con el movimiento narices rojas («si hacen una política de circo es normal que les pinten la nariz de payaso»), han aprovechado las fotos que pusieron en las pancartas de sus fachadas para pintárselas. «Como símbolo de un punto y final de una comedia decadente».