La familia que se tragó el mar

12/12/2017

Doña Pino quiso una foto de recuerdo. Su hijo Juan, su nuera Agustina y sus seis nietos, más otro en camino que nació y no conoció, embarcaban en el Valbanera rumbo a Cuba. Nunca imaginó que esa foto sería al final lo único que les quedó de ellos. Se hundieron con el barco. Esta y otras historias, en la exposición Magua.

Eran de Valle de los Nueve. Fue en 1919. Juan Brito y Agustina Ramírez se iban a Cuba con toda su prole en busca de un futuro mejor. Él se había acabado de quedar sin trabajo en la Casa Fyffes y quería probar suerte en la isla caribeña. Un cuñado le mandó llamar. Había trabajo para él. Agustina estaba embarazada. Dio a luz en el barco, pero su hijo, que fue apadrinado por el capitán, nunca conoció tierra. Todos murieron en el mayor naufragio de la emigración canaria, en el hundimiento del Valbanera, del 9 al 10 de septiembre de 1919. A las puertas de La Habana. Aún descansan bajo las aguas. Una foto de Luis Ojeda y una exposición en La Pardilla los rescata unas horas del mar.

Es solo una de las historias con las que el visitante podrá emocionarse en la exposición Magua. Recuerdos de la emigración canaria, la 15ª muestra de fotos antiguas que organiza la Escuela Taller Tyldet a partir del material recopilado durante 17 años en el Centro de Documentación de Patrimonio Intangible de Telde. La exposición, en la que ha colaborado el Gobierno de Canarias, reúne 61 imágenes en diez paneles sobre la emigración canaria a El Sáhara, Guinea Ecuatorial, Cuba, Venezuela o Uruguay. La inauguración será hoy martes, a las 19.30 horas, y podrá visitarse de 17.00 a 19.30 horas hasta el próximo 12 de enero en el número 54 de Raimundo Lulio.

Al más pequeño de la foto de aquella familia, Francisco, hubo que sacarlo de debajo de la cama. Se negaba a salir para embarcar. «No quiero -gritaba- me van a comer los surrinos» (no sabía decir cochinos). Mal presagio. Al final quien se los tragó fue el mar. La suya fue una emigración frustrada, pero hay otras con final feliz, y con feliz regreso a casa. En Magua se habla, por ejemplo, de la fiebre emprendedora de Juan Rodríguez Pérez en Guinea, del papel integrador de la Asociación Canaria de La Habana, o de la Operación golondrina en el Sáhara.