La alcaldesa pide más agentes de la Policía Nacional para el municipio

04/09/2018

Aunque los niveles de delincuencia en la ciudad se mantienen estables, el consistorio cree preciso incrementar el número de efectivos de la Policía Nacional, para poder desarrollar una labor preventiva.

Telde necesita más efectivos de la Policía Nacional, porque el volumen de la plantilla se ha quedado obsoleta y es preciso revisarla.

Ese es el convencimiento de la alcaldesa, Carmen Hernández, que ha hecho gestiones para encontrarse con la Delegada del Gobierno, Elena Máñez, para tratar ese tema, tras mantener una reunión con el jefe de la Policía Nacional, Jesús García Aller, el concejal de Seguridad, Juan Martel; y el responsables de la Policía Local, Félix Ramos.

«Hoy, Telde tiene el mismo catálogo de efectivos de los cuerpos de seguridad que una ciudad como Palencia, donde viven 70.000 personas. Y ya no es sólo que nosotros tengamos 102.000 vecinos sino que, además, la comisaría destina 105 efectivos al aeropuerto, que es una infraestructura insular; hay muchos parques empresariales; nos hacemos cargo de la GC-1; y tenemos Jinámar, con 18.000 vecinos y una realidad socioeconómica de máxima vulnerabilidad. Todo esto justifica sobradamente ese incremento de los efectivos».

Hernández detalla que la plantilla actual es de 310 agentes, pero 105 están en el aeropuerto. «Todos los agentes del recinto son de la comisaría de Telde. Habría que plantearse por qué no tiene sus propios policías y no se los resten a la ciudad».

La alcaldesa es consciente de que la propuesta, de llevarse a cabo, requiere tiempo para materializarse.

«Sé que no es fácil, porque para tener dos policías fijos en un lugar debes tener una plantilla de 11, de modo que garantiza las sustituciones y los turnos, sin contar bajas y vacaciones. No es fácil económicamente hablando, pero yo creo que la coyuntura general del Estado y la de la Comunidad Autónoma están mejor. Todos sabemos que, con los recortes, las plantillas de todos los cuerpos de seguridad se han ido mermando, pero ya toca decirle al ministerio que debe iniciar un proceso de contratación, de convocatoria pública de más plazas de policía, para ir dotando correctamente todo aquello que se ha ido disminuyendo de manera progresiva. Y hasta que eso llegue, hay vías más rápidas, como las comisiones de servicio, con las que se podrían traer refuerzos a Telde».

La alcaldesa incide en la necesidad de que exista una presencia policial permanente en Jinámar, especialmente tras la quema de 26 vehículos el pasado día 24, aunque señala que las estadísticas confirman que el nivel de delincuencia de este año en el barrio ha caído con respecto a 2017.

«No tenemos graves problemas de seguridad ciudadana, pero estamos convencidos de que hay que avanzar hacia una policía preventiva. Esa tarea requiere una presencia cotidiana y la situación de Jinámar, alejado del centro de la ciudad y con alta densidad poblacional, justifica una presencia permanente. Ahí implicaremos a la Policía Local, que hará el trabajo que no se ha podido hacer en los años de crisis, primero porque se desmanteló la policía de barrios y después, por la falta de efectivos».

La alcaldesa no plantea utopías. «La mayor presencia policial no va a evitar que se cometan delitos, porque el delincuente siempre busca el momento para hacer de las suyas, pero hay una parte que es la prevención y esa sí la podemos favorecer, así como la percepción de seguridad de los vecinos y vecinas. Y esa percepción hay que incrementarla».

Hernández no se refiere a volver a abrir una comisaría, como ya existió en el barrio. «No hablamos de una comisaría como tal, porque podría ser complejo, pero sí podríamos plantear que desde la central desde Telde o desde la capital, porque para eso somos municipios que compartimos población, haya un distrito, con una presencia policial permanente. Esto requiere de un trabajo importante con el ministerio del Interior y le voy a plantear a la Delegación del Gobierno que explore esta vía».

En todo caso, insiste en que no se puede estigmatizar a todo un barrio por un caso puntual, del que aún no se ha aclarado la autoría.

«Todo el mundo ha dado por hecho que los causantes han sido vecinos del valle y yo quiero decir que no hay ningún dato que avale que hayan sido residentes del barrio, cuando la inmensa mayoría es gente honrada. No hay conclusiones todavía sobre el caso, pero a mí me cuesta creer que alguien de Jinámar atente contra el patrimonio de 26 de sus vecinos. Cuando hay incidentes en el valle y en otros barrios, la típica delincuencia común suele ir contra infraestructuras públicas, como contenedores, un parque... y no contra los bienes de los propios vecinos. Esto no lo hizo alguien a quien se le fue la mano. Quisieron quemar los 26 coches».