Gobierno y puesteros cierran filas para acelerar la obra del mercado

20/07/2018

Una comisión mixta supervisará cada detalle del proceso, que avanzará a paso de consenso. Ya hay compromiso para agilizar la licitación y pacto en la distribución de Narea y en el reparto de costes

ETIQUETAS:

La alcaldesa lo dijo muy claro: «Ahora mismo, la prioridad del Gobierno y de los puesteros es que la obra del mercado se adjudique cuanto antes y que ellos estén bien situados mientras se ejecutan los trabajos».

Y esa fue la declaración de objetivos que presidió este jueves la sala en la que se reunieron la alcaldesa, Carmen Hernández; la concejala del área, Marta Hernández; y el concejal de Vías y Obras, Eloy Santana, con una representación de la cooperativa que aglutina a 30 de los 33 comerciantes del Mercado Municipal.

Y con ese propósito como bandera, se anunció que el Gobierno planteará en el próximo pleno la propuesta de solicitar al Cabildo que deje en manos municipales la licitación de la obra.

«El mercado es un proyecto incluido en el Plan de Cooperación, por lo que la potestad para licitarlo la tiene la corporación insular, puesto que los fondos los aporta ella», explicó la alcaldesa. «Pero dadas sus características y su complejidad, así como la necesidad de que los puesteros y los técnicos municipales y los de la empresa a la que se ha encargado el trabajo se coordinen, la intención es pedir al Cabildo por medio de un acuerdo plenario algo que ya está hablado informalmente: que nos devuelva la competencia de licitar la obra».

Una vez que esto se consiga, el Ayuntamiento meterá sexta y pisará a fondo el acelerador del proceso de contratación.

La alcaldesa detalló que en el calendario con el que se trabaja, «y siempre teniendo en cuenta que, en las administraciones, uno más uno no siempre es dos», la adquisición de las casetas y el realojo de los comerciantes están previstas para agosto y septiembre. «Después, empezaremos el proceso de licitación y, si nada se tuerce, la obra podrá estar adjudicada en noviembre, para que los trabajos comiencen en diciembre o en enero».

Es más, el Gobierno introducirá como una mejora en las condiciones de licitación que las empresas que recorten el plazo de ejecución obtendrán más puntos. Todo sea para reducir esos siete meses que los técnicos han fijado como plazo de ejecución de la obra.

Buena sintonía. En pos de mantener un diálogo continuo y un consenso permanente, Gobierno y comerciantes constituirán una comisión de trabajo, que se supervisará la evolución del proceso, en un ambiente que se prevé de intensa coordinación.

Y ya inmersos en esta filosofía, este jueves se informó a los puesteros de que está casi a punto de llevar a Contratación la adquisición del suministro de las 31 casetas de distintos tamaños, que se instalarán según la distribución pactada con ellos. A este capítulo se destinarán 40.000 euros.

Se les comunicó, además, que por razones técnicas y para garantizar que se cumpla el plazo de ejecución, el edificio del mercado tiene que quedar vacío, lo que significa que las cámaras frigoríficas deben salir del recinto.

Como solución alternativa, el Ayuntamiento habilitará en el aparcamiento de atrás un espacio, para que se puedan colocar cámaras frigoríficas móviles.

En cuanto al resto de los pormenores del realojo, los puesteros recibirán un documento, que especificará que el Ayuntamiento se va a encargar de garantizar el suministro eléctrico en la zona, de la limpieza de los espacios comunes y de aportar las casetas. Por su parte, los comerciantes asumirán el coste del traslado, habilitarán el cuadro eléctrico de cada puesto y sufragarán la vigilancia de Narea.