El tiempo, los vándalos y la normativa encarecen un 35% el parquin de Arnao

19/07/2018

El aparcamiento de la discordia ya ha cogido camino. La oposición recibió explicaciones técnicas acerca de la subida de costes y de por qué el Plan de Cooperación se destinará a culminar la obra

ETIQUETAS:

Cuán largo me lo fiáis», decía don Juan Tenorio. Y ese buen hombre, si levantara la cabeza, se quedaría a cuadros al enterarse de que el parquin de Arnao lleva 18 años esperando a que le metan mano.

Y si eso es malo, lo peor es que el paso del tiempo, la revalorización de los costes, la acción de los vándalos, los cambios normativos y súmele usted todos los avatares que se le ocurran han convertido la infraestructura en el prototipo de obra inacabada y, por serlo, acabada, o lo que es lo mismo: una pura ruina. Un desastre que, si el Ayuntamiento se descuida, le arruina.

Traducido a números, la fase pendiente del proyecto ha encarecido un 35% su coste inicial, al pasar de 2.728.530 a 3.630. 657 euros, es decir: 882.127, 24 más.

En concreto, fuentes municipales afirman que los responsables de esta subida de precio son: la mejora necesaria de la accesibilidad, la creación de una escalera de evacuación, un sistema de ventilación reforzado que garantice la seguridad y evite la acumulación de humos, y otras adaptaciones necesarias por el desnivel previsto para la superficie alimentaria que contemplaba el proyecto inicial y que, ahora, ya no tiene encaje dentro del planeamiento municipal.

Fue el redactor de ese primer proyecto quien explicó los detalles a los portavoces del Gobierno y de la oposición, y a los responsables de la Zona Comercial Abierta de San Gregorio.

Según fuentes municipales, el arquitecto aseguró que el capital cuantificado garantizaba la culminación de la obra e incluso la cobertura de imprevistos.

El Gobierno pretende que Fomentas encargue la redacción del proyecto y licite cuanto antes la obra, que tiene un plazo de ejecución de 10 meses.