Una luchada en Agüimes para los sueños de 65 niños de Uganda

20/12/2017

Apenas cinco euros y una luchada que presume espectáculo podrán contribuir a cambiar el presente y el futuro de 65 niños de Zinga, una pequeña isla en medio del Lago Victoria, en Uganda (África). Duermen internos en una clínica, pero una ong, World Project, lucha por construirles un hogar infantil.

La luchada tendrá lugar este próximo sábado, 23 de diciembre, a las 21.00 horas, en el terrero de lucha del Cruce de Arinaga. La organización confía en que el recinto, con capacidad para 500 personas, cuelgue el cartel de no hay entradas. El fin lo merece. Toda la recaudación se destinará a una ong de Ingenio, World Project, que se ha embarcado en el propósito de levantar una especie de hogar infantil para 65 niños de Uganda. Ahora duermen en parte de una clínica que también construyó esta ong.

La luchada Amigos de Uganda consistirá en una brega entre dos combinados de luchadores de toda la isla, el de Amigos de Abián Guillén con Juan Coruña como mandador, frente al de Amigos de Fran del Toro, mandado por Killo Pérez. Además, los asistentes podrán disfrutar de un particular desafío de lucha Lamb entre dos luchadores senegaleses, Massieu Dial Tito y Mohamed. Y también está prevista una exhibición de levantamiento del arado a cargo de Santiago Santana El Faro.

El evento deportivo y solidario fue presentado este martes por el alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, pues el Ayuntamiento y Conescan, el cluster de construcción, equipamiento y servicios de Canarias, colaboran con instalaciones y gastos. El representante este martes de Conescan, Eugenio Sánchez, aprovechó la rueda de prensa para anunciar que su propia empresa aportará la misma cantidad que el cluster. A Hernández y a Sánchez le acompañaron el luchador Abián Guillén, el policía local y colaborador con estas causas y con el club de lucha Roque Nublo, Martín Cabrera Cordero, el edil de Deportes, David Navarro, y Manuel Luque, de la ong World Project, que agradeció la iniciativa y subrayó que en realidad lo más difícil no es ejecutar el proyecto allá, en Uganda, sino recaudar los recursos aquí, de ahí que celebre eventos como el del sábado «que buscan sensibilizar a la gente».

Explicó que ahora mismo atienden a 115 niños de familias sin recursos, para los que han construido una escuela. 65 de ellos están internos, pero duermen en parte de las instalaciones de una clínica. Quieren tener la primera planta del hogar infantil en el primer trimestre de 2018.