Una empresa proyecta un gran lago en el litoral de Agüimes

10/04/2018

Una empresa privada proyecta construir y abrir en la costa más al norte de Agüimes la primera instalación de cable esquí de Canarias. El promotor de la iniciativa, Pedro Gandía, ha solicitado permiso al Consejo Insular de Aguas para ocupar entre 45.000 y 60.000 metros cuadrados donde poder hacer un gran lago en el barranco de Guayadeque.

En España existen hoy en día cuatro grandes cable esquís, en Marbella, Madrid, Benidorm y Barcelona. Inversiones Valido SL quiere que Canarias entre en ese circuito y lo haría tras una inversión de 1,3 millones de euros en la costa norte de Agüimes, prácticamente en la linde con Ingenio. La instalación se ubicaría en el cauce mismo de la desembocadura del barranco de Guayadeque, un espacio que es dominio público hidráulico y que gestiona el Consejo Insular de Aguas (CIA), organismo que depende del Cabildo de Gran Canaria.

Así las cosas, el primer paso dado por esta entidad es solicitar permiso al CIA para que le otorgue una concesión administrativa que le permita ocupar entre 45.000 y 60.000 metros cuadrados de ese tramo del cauce del barranco de Guayadeque. El expediente ya fue sometido a un periodo de información pública y ahora los técnicos del CIA estudian las alegaciones recibidas.

Pedro Gandía, representante de la mercantil, aclaraba este lunes que pese a que han clasificado a esta infraestructura bajo el epígrafe de ocio-turística, es una instalación eminentemente deportiva que busca promover en Gran Canaria y en todas las islas la práctica de deportes acuáticos como el Wateboard y el Wakeskate. Estará homologada y presenta la particularidad de que será el único cable esquí de España que recurrirá a un lago artificial, pues los ahora operativos están ubicados en lagos naturales, presas o en el mar.

Nueve esquiadores a la vez

Explica este empresario, de origen grancanario pero con casi 40 años de residencia fuera de las islas, que el complejo consiste en un cable aéreo único que permite a hasta nueve esquiadores acuáticos ser tirados a la vez sin necesidad de un barco. Al día podrán pasar 300. Usan como pista una lámina de agua de 1,5 metros de profundidad que traza un recorrido en torno a una isla central con forma de rectángulo irregular. El primer llenado de este vaso se haría con agua de mar. De hecho, la infraestructura se ubicaría a pocos metros de la orilla. Para mantener el nivel del lago se utilizará agua desalada.

Escuela gratuita de ‘Wakeboard’

El esquí acuático siempre ha estado asociado a un deporte de ricos, pero Gandía asegura que lo que busca es democratizarlo. Su intención es crear una escuela de Wakeboard gratuita con cursos para todas las edades, incluido discapacitados con tablas adaptadas. Lanzará becas y bonos para estudiantes y residentes. Un ticket de medio día saldría 20 euros, el completo, 30.

Una piscina artificial de cuatro hectáreas

Esta infraestructura de cable esquí en Agüimes exigirá la construcción de una especie de lago artificial de cuatro hectáreas, unos 40.000 metros cuadrados, según avanzó este lunes Pedro Gandía, que, además de empresario, es un profesional con 25 años de experiencia en este deporte, del que, no en vano, apunta, ha sido campeón de España hasta en dos ocasiones.

En todo caso, la parcela que precisa la instalación es mayor. La previsión técnica apunta a un terreno de 420 metros de largo y 150 de ancho en el que la mayor parte del espacio estaría ocupada por el lago. El complejo incluye, aparte del sistema del cable esquí y de la plataforma que lo soportará, una cafetería snack-bar con mobiliario, una terraza de madera con solarium, vestuarios y taquillas, una tienda relacionada con este deporte, una oficina, un taller con un almacén de tablas y ocho obstáculos para el lago.

Como infraestructuras asociadas lleva una zona de baño con actividades extremas y duchas, y un parque infantil con castillos hinchables, camas elásticas y bancos de áreas de descanso. Aclara Gandía que la propuesta incluía trampolines y toboganes, pero que los ha desechado porque no pretende competir con otros complejos.

El coste del proyecto ascenderá a 1.327.495 euros. El cable esquí completo y montado sale por 300.000 euros más los 70.500 euros que cuesta la plataforma que lo albergará. Por su parte, la excavación, impermeabilización, el acondicionamiento del fondo y el llenado del agua está presupuestado en 120.000 euros.