La cimentación de la iglesia de Santa Lucía, afectada por arcillas expansivas

02/04/2019

El concejal de Obras Públicas del Consistorio santaluceño, Francisco García, reveló que un micropilotaje del cimiento realizado hace quince días aportará las medidas que se deben tomar.

La iglesia de Santa Lucía se está hundiendo como consecuencia, al parecer, de que su edificación se ha levantado hace ya más de un siglo, sobre un terreno excavado que está compuesto en su mayor parte por arcillas expansivas, que según la definición técnica, «es aquella arcilla susceptible de producir grandes cambios de volumen, en directa relación con los cambios en la humedad del suelo».

La situación de la estructura del centenario edificio está pendiente de un informe geológico encargado por la Diócesis de Canarias. Así lo señaló ayer el concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana, Francisco García, confirmando que el templo está construido sobre arcillas expansiva, «al igual que lo estaba la antigua Casa Consistorial, que se tuvo que demoler por esta razón», explica el edil, quien asegura que en el lugar donde está la iglesia actualmente han habido tres ermitas, las cuales fueron derruidas en su tiempo «porque se hallaban muy deterioradas», según se documenta en el libro Los Tirajanas de Gran Canaria, de Santiago Cazorla León.

«Hace como unos dieciséis años, el Obispado con la empresa Entecan levantaron un muro pantalla en un lateral porque entendían que la iglesia estaba desplazándose, y nos dijeron que con esa solución no se iba a mover por lo menos por unos cien años», comenta el concejal de Obras Públicas, pero los hechos han venido a demostrar todo lo contrario, la iglesia se hunde.

García reveló que el templo presenta una fisura por el altar lateral, el de la Virgen del Carmen, y hundimiento en la trasera. «La iglesia se hizo en dos fases; primero la nave crucero hasta el altar, y después el salón parroquial y salón de catequesis», apuntó, señalando que se ha puesto en contacto con el arquitecto jefe municipal ya jubilado que recomendó hacer un micropilotaje. «Se hizo hace unos quince días y estamos a la espera del informe», aseguró.

Apoyo municipal

El concejal de Obras Públicas de Santa Lucía, Francisco García, señaló ayer que es competencia del Obispado o la Diócesis de Canarias tomar las medidas para sujetar la parte de la iglesia de Santa Lucía que se está hundiendo. «Aún la iglesia no nos ha pasado el informe y la solución que adoptará; no tengo ese diagnóstico necesario y por tanto no cuento con más datos», se disculpó el edil.

En cuanto a las obras del muro de pantalla realizado hace dieciséis años, no fue una obra municipal sino con cargo al Obispado; el Ayuntamiento financió obras de la plaza y lo compra e instalación de los botaguas o gárgolas del perímetro de la cubierta de la iglesia.

García asegura que el Ayuntamiento, una vez haya diagnóstico, «está dispuesto a hablar y buscar soluciones con el Obispado, porque la iglesia es el edificio más emblemático de todo el término municipal y está catalogado, no como Bien de Interés Cultural, pero sí en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Santa Lucía de Tirajana y vamos a cuidarlo», indicó.