El parque nacional espera desde 2002

21/01/2018

La propuesta para declarar a Güi Güi parque nacional no es nueva. El área de Medio Ambiente del Cabildo posee un informe elaborado por el biólogo Francisco González Artiles justificando dicha declaración, «tanto por sus valores ambientales como por las ventajas que para su conservación llevaría aparejadas», desde 2002.

La propuesta para declarar a Güi Güi parque nacional fue desempolvada el pasado viernes por el Ayuntamiento de La Aldea tras conocer por CANARIAS7, que en China están a la venta 3 millones de metros cuadrados, el 10% la superficie privada de la Reserva Natural Especial (RNE). Esta iniciativa, la del parque nacional, ya tiene un recorrido de más de tres lustros, con informes que lo justifican, pero que desde entonces duermen el sueño de los justos en la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria.

El referido trabajo, denominado ‘informes sobre la propuesta de declaración de Güi Güi y su área marina colindante como parque nacional’, lleva la firma del biólogo del Jardín Canario Viera y Clavijo, Francisco González Artiles. Explica el autor, que la institución insular se interesó hace más de dos décadas por la declaración de 20.000 hectáreas de Gran Canaria como parque nacional, una aspiración que se abandonó como consecuencia de la oposición mostrada por parte de los municipios afectados y por determinados sectores de la población.

Sin embargo se siguió trabajando con nuevas localizaciones de especies e informes hasta que se elabora el plan director de la RNE por parte del Gobierno de Canarias. Mucho antes, en 1994, el Jardín Botánico realiza un estudio pormenorizado de la flora.

El informe de González Artiles justifica la declaración por la presencia de ecosistemas no incluidos en la red de parques nacionales, entre los que destacan las comunidades del cardonal-tabaibal, y por la riqueza florística, con una mejor conservación en Güi Güi que en el resto de Gran Canaria, y que hace de esta zona perfectamente equiparable a cualquiera de los parques nacionales existentes en Canarias.

Asimismo, lo justifica por el grado de amenaza de los elementos de flora y fauna existentes y por la importante superficie de titularidad pública, en ese momento 16% de las 2.940 hectáreas. Ahora es del 90% público.