Sin dinero para recuperar el monumento

29/01/2020

El consistorio de San Bartolomé de Tirajana no cuenta con plan para rehabilitar la obra de Tony Gallardo, ‘Homenaje a la Constitución’

La reparación y recuperación del monumento Homenaje a la Constitución, obra del escultor canario Tony Gallardo (1929-1996), tendrá que continuar esperando. El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana no cuenta con ningún plan ni con partida presupuestaria destinada a la rehabilitación de piezas escultóricas que se encuentran en situación de abandono o deterioradas.

El concejal de Urbanismo y Turismo del municipio sureño, Alejandro Marichal, ha señalado que «todavía no contamos con un plan de infraestructuras del municipio», así que no ha podido indicar cuándo y cómo abordarán la recuperación de esta importante obra escultórica, considerada una de las más significativas de todas las que se han construido en territorio del estado español destinadas a honrar a la Carta Magna.

En principio el tipo de actuación que se demanda para restablecer la buena imagen del monumento y la puesta en funcionamiento de la fuente y la simulación del barranco que lo complementa, será incluida dentro de un plan de recuperación y mejora de las infraestructuras turísticas públicas, una iniciativa que se prevé encargar o delegar en la figura del Consorcio Turístico de Maspalomas, órgano que este año cuenta con un presupuesto de ingresos y gastos por importe de 600.000 euros, cifra que en su mayor parte está destinada a sufragar los gastos de personal (297.971, 34 euros) y la compra de bienes y servicios (251.388,44 euros).

La propia familia del escultor Tony Gallardo, fallecido en julio de 1996 a los 67 años de edad, ha sido quien lamentó el estado de deterioro que presenta una de sus obras más creativas y a la que más horas de su vida dedicó. Su viuda, Mela Campos, calificó de muy triste que tamaña obra escultórica se encuentre olvidada y abandonado, con todo lo que representa tanto desde el punto de vista artístico como de su simbología institucional y política.

Los vándalos le han sustraído las letras de bronce que dan nombre al monumento y los grafiteros han inscrito sus marcas en la piedra volcánica que conforma su estructura. Tampoco funciona la fuente, y menos aún el barranco simulado que discurre en su parte frontal entre las antiguas oficinas municipales de Campo Internacional y la base de la escultura. Así está desde hace más de una década. Olvidado y abandonado.

Esta obra se inició con la presentación del proyecto el 10 de octubre de 1988, y los trabajos de construcción comenzaron en enero de 1989, siendo inaugurado oficialmente el 11 de enero de 1990, siendo alcalde el fallecido Francisco Araña del Toro.