Vandalismo callejero

Arucas estudia qué hacer con sus parques

15/02/2018

El concejal de Parques y Jardines en el Ayuntamiento de Arucas ha convocado a los vecinos de San Francisco Javier a una reunión para conocer de primera mano qué quieren hacer con el parque infantil ubicado en el barrio. A la vista de los destrozos que sufre cada semana, su desaparición no se descarta.

Uno por uno, mediante carta, los vecinos de San Francisco Javier, en Arucas, han sido convocados por el concejal Frank Vega a asistir a una reunión el jueves 22, a las 20.00 horas, en el Edificio de Usos Múltiples, justo a un paso de donde se ubica el parque infantil del barrio. Y ese es precisamente el único objeto de la reunión, conocer de primera mano qué piensan los vecinos de los destrozos que sufre sistemáticamente el parque y tener en cuenta cuál consideran la solución más conveniente. El responsable de Parques y Jardines de Arucas, el concejal Frank Vega, reconoce que en el departamento hay una tremenda inquietud ante los «reiterados actos vandálicos» que sufren este y otros parques del municipio.

Por ello Vega acudirá a la reunión la próxima semana para personalmente «explicarle a los vecinos la situación que estamos viviendo y tomar una decisión». Aunque la última palabra será de la Concejalía, y desde el Ayuntamiento se conoce la postura ciudadana que reclama más presencia policial, Vega busca la implicación ciudadana para evitar destrozos en el patrimonio público.

«La única salida que nos están dejando es quitar el parque, al menos tal y como está ahora», retirando una atracción en forma de torre que suele ser destrozada casi cada semana. Relata Vega que los continuos ataques al parque infantil no solo suponen una pérdida de dinero, sino de tiempo de los operarios para ocuparse de otras tareas y, lo peor para él, «que se pone en peligro la seguridad de los niños».

Por todo ello, desde la Concejalía de Parques y Jardines de Arucas, que gestiona 41 parques infantiles, se plantea una disyuntiva a la que Frank Vega asegura que no hubiesen querido llegar: «O quitar el parque, solución que no me parece razonable para los vecinos que se quedarían sin él, o instalar juegos pequeños y quitar la torre».

Frank Vega sabe que en estos casos «hay miedo a denunciar los hechos» por si hubiera represalias de otros vecinos, pero reclama como necesario que retorne «el sentimiento de barrio que había antes» para así ser todos responsables de lo público.