Las presas resisten al verano y reservan agua para dos años

23/09/2018

Los siete embalses del Cabildo y el de Soria acumulan hasta septiembre 6,06 millones de metros cúbicos. La presa de La Gambuesa, la más llena, al estar al 98% de su capacidad

El invierno que ya se aproxima, a juzgar por el veroño de estos días, no pinta lluvioso, aunque con este tiempo, enfermo de cambio climático, cualquier predicción se antoja un atrevimiento. Lo cierto es que, venga como venga, al menos el campo puede dormir tranquilo. Aún hay reserva de agua para rato en las grandes presas de la isla. La última medición hecha pública por el Cabildo en los embalses de su propiedad, que data del pasado 3 de septiembre de 2018, pone de manifiesto que queda agua para dos años. Así lo aseguran fuentes oficiales del Consejo Insular de Aguas, que confirma esta estimación en el marco de las dotaciones y la regulación de caudales que de sus presas hace esta institución. Este tímido verano ha puesto de su parte y aunque, como es lógico en todo período estival, ha obligado a gastar algo más de agua que en otras épocas del año, no ha mermado tanto la reserva existente.

El volumen total registrado en los embalses del Cabildo era, a 3 de septiembre pasado, de 4,8 millones de metros cúbicos. Presas como la de El Mulato (al 89% de su capacidad), Gambuesa (98%) o El Vaquero (70%) aún viven las mieles de la resaca de las copiosas lluvias de febrero pasado. Precisamente la de Gambuesa, con 1,31 millones de metros cúbicos, y sobre todo, Chira, con 1,69 millones, son las que más agua almacenan en términos cuantitativos, aunque en esta última solo represente el 30% de su capacidad dada su mayor superficie. Este grupo de depósitos gigantes estaba así, a principios de septiembre, a un 44% de su capacidad total, un muy buen dato para la agricultura de regadío insular.

Cargando reproductor ...

A esos 4,8 millones hay que sumarles los que guarda la presa más grande de la isla, la de Soria, que no es del Cabildo. Atesora 1,4 millones de metros cúbicos y está al 11%. No es poco si se tiene en cuenta que en diciembre de 2017 estaba literalmente seca (apenas 32.460 metros cúbicos, un 0,25%). Entre los dos bloques dan, a principios de septiembre, 6,06 millones de metros cúbicos de agua almacenada, a los que habría que sumar bastantes más si se contabilizan las provisiones de otros grandes embalses de los que el Cabildo no aporta datos recientes, pero que, dado los aportes que recibieron con las lluvias de febrero, aún registran muy buenos niveles. En aquellos días embalses como el de Caidero de Las Niñas quedaron al 97%, Las Hoyas se llenó (100%), Cueva de las Niñas se vio con el 75% y Lugarejos, con el 68%. No en vano, el volumen almacenado en este grupo de grandes presas privadas fue de 19,3 millones de metros cúbicos, con una capacidad ocupada, entre todos, del 40%.

De agosto a julio se consumieron 518.613 metros cúbicos de agua, aunque fueron más los que salieron de una sola presa, la de Soria, con 304.204 metros cúbicos, que los gastados en los siete embalses del Cabildo, 214.409 metros cúbicos. De estos últimas, el que se encuentra más vacío es el de Fataga, al 21% de su capacidad y con solo 69.975 metros cúbicos.