Tres Palmas reclama los colores históricos de sus edificios

14/10/2019

Los vecinos denuncian que el Ayuntamiento les ha retirado el tono con el que se conocen las viviendas en el barrio. Los inmuebles serán todos blancos y con una franja grisácea.

Una de esas tradiciones que dan un carácter peculiar a esta ciudad está a punto de desaparecer de Tres Palmas. Allí, el cartero y los visitantes sabían a dónde tenían que ir por el color que tenían los edificios de viviendas en la franja de las ventanas. «Cuando le preguntabas a alguien a qué bloque iba, te contestaban con el color», recuerda Juan Samper, presidente de la asociación de vecinos.

Ahora este uso va a perderse en la memoria debido a que las obras que ha encargado el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, con financiación insular, va a eliminar este color de las fachadas, que serán blancas con una franja gris.

Los vecinos exigen mantener su identidad cromática, tan consustancial a un barrio que nació en 1974 de un proceso colaborativo. «Lo que pedimos es que se respeten los tres colores», asegura Samper.

El problema surgió con el inicio de las obras. En el proyecto que surge del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y el Cabildo de Gran Canaria se especifica claramente que se emplearán «tres colores a elegir por bloque de vivienda y dos colores para el centro cívico» de Tres Palmas. Sin embargo, la orden dada desde el Ayuntamiento es que solo se mantengan los dos tonos básicos de los edificios y se obvie aquél por el que se localizaban las viviendas.

«Lo único que pedimos ahora es que el alcalde venga a ver las obras, antes de que acaben, para ver si se puede corregir esto», expuso el presidente de la asociación de vecinos.

La pintura del barrio era una reivindicación histórica de Tres Palmas. En la época en la que Pepa Luzardo era alcaldesa se anunció la actuación pero desde entonces nadie la había impulsado. En junio de 2018 se firmó el convenio de colaboración entre el Cabildo y el Ayuntamiento para hacer realidad, por fin, la petición vecinal. En virtud de este acuerdo, el gobierno insular subvencionaba la actuación con 365.785,92 euros.

El proyecto había sido valorado en 492.244,15 euros, que incluían también la mejora de los muros, el relleno de fisuras y grietas y la impermeabilización. Finalmente salió a licitación por un importe de 463.624,5 euros y finalmente fue adjudicado por un importe de 348.218,99 euros. La obra mejorará un total de 508 viviendas distribuidas en ocho bloques de quince plantas y dos bloques de cuatro plantas de altura. A ello se suma el remozado del centro cívico de Tres Palmas.

El Ayuntamiento adjudicó en febrero de 2019 el proyecto a la empresa Constructora Lantigua e Hijos, pero el servicio de Intervención rechazó la decisión de Contratación al «advertir errores en la determinación del tipo impositivo del IGIC», según consta en la solicitud de prórroga que el alcalde, Augusto Hidalgo, remitió al Cabildo para no perder la subvención.

Al final, se decide retirar el encargo a la primera adjudicataria y se le entrega el proyecto a Eulen, que finalmente lo asume por un importe de 370.835,23 euros, ya en julio de este año.

Los trabajos tienen una duración prevista de diez meses, de ahí que las viviendas y el centro cívico de Tres Palmas no estarán completamente remozadas hasta el inicio del verano del año que viene.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, no entró en la polémica de los colores de los bloques y destacó que lo prioritario era mejorar las condiciones de los edificios, que presentan defectos propios del paso del tiempo y las humedades.

Invertir en el barrio

El edil aseguró que se está estudiando la posibilidad de utilizar el dinero de la baja que generó el procedimiento de adjudicación -115.405,51 ‬euros- para mejorar la accesibilidad a los edificios con la construcción de rampas. «No ha habido recortes al proyecto de Tres Palmas», aseguró, «siempre se generan ahorros en los procedimientos de adjudicación y ahora lo que tenemos que hacer es decirle al Cabildo que nos los deje usar para invertirlos en otras mejoras en el barrio».

El edil defendió que por fin se están pintando los bloques porque «los vecinos llevan esperando por esto toda la vida».

Por su parte, el portavoz de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria en el Ayuntamiento, Francis Candil, criticó que se incumpla el acuerdo cromático con los vecinos de Tres Palmas. «Esta es la participación del tripartito», lamentó, «se comprometen a una cosa con los vecinos y cuando se ejecuta la obra se puede ver que no es como les habían prometido».

Un posible destino del dinero ahorrado en esta adjudicación podría ser el asfaltado de un empedrado que los vecinos utilizan para aparcar. Esta operación es fundamental para eliminar los aparcamientos de la rotonda en la que acaba la calle del Concejal Andrés Alvarado Janina, de tal forma que la guagua pueda subir hasta la zona más alta de Tres Palmas. En estos momentos, el transporte público se queda a la altura del centro cívico.

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados