Reparto de alimentos con cita previa

    Cargando reproductor ...
29/03/2020

La Asociación Vecinal y Solidaria de Arenales, Avesar, entrega comida a las 293 familias sin recursos que atiende con cita previa para evitar contagios. Hacen 14 repartos diarios en su local, con media hora de diferencia, y a los mayores se lo llevan a casa.

Ataviados con guantes de cocina o de gasolinera y con mascarillas caseras realizadas por las voluntarias ante la falta de material. Así afrontan estos días los integrantes de la Asociación Vecinal y Solidaria de Arenales, Avesar, un reparto de productos de primera necesidad sin los cuales saben que las 293 familias que atienden no podrían sobrellevar la situación compleja que atraviesan y que la crisis sanitaria actual no ha hecho más que agravar.

«Estamos atendiendo a la gente con las condiciones que hemos impuesto, que son las de acudir cada media hora de diferencia, con guantes y mascarillas y cita previa», explica José Antonio Silva, presidente de la entidad social al hablar de las medidas que han tomado para seguir respondiendo a personas que de otra manera no tendrían acceso a alimentos básicos, sin con ello poner en riesgo a los voluntarios ni a los beneficiarios.

Así, señala que las personas que tienen registradas llaman antes de acudir al local en el que continúan prestando su servicio y se les cita para que no coincidan con otros beneficiarios. Esto supone un trabajo extra porque el reparto es diario, pero garantiza la seguridad.

«Estamos de diez a doce y media por la mañana y por la tarde desde las cinco hasta las ocho. Vienen de media en media hora, con lo que tenemos 14 repartos al día, porque no podemos tener más», dice. Unas cifras que crecen el fin de semana porque «el sábado estamos todo el día» entregando alimentos y «el domingo, por la mañana».

Silva cree que «somos los únicos de la ciudad que estamos haciendo reparto de comida» ya que asegura que les han derivado familias del Banco de Alimentos y de entidades como Cáritas o Cruz Roja para que respondan a sus necesidades de alimentación, algo para lo que reconoce no tienen medios.

Mayores

Las personas mayores que viven solas son la prioridad para Avesar. Silva comenta que a este sector de población quieren protegerlo de manera especial por el alto riesgo que corren. Por ello, y para evitar exponerlos, los voluntarios les llevan los productos a la puerta de su casa. «Les llevamos los alimentos en carritos de la compra. Los compañeros van separados unos metros unos de otros y les dejan la compra en cajitas en la puerta de su casa, sin contacto. Luego ellos me llaman para confirmarme que han recogido la compra».

Inmigrantes

Desde Avesar quieren transmitir la importancia que tiene la labor que desarrollan en estos momentos más que nunca, ya que recuerdan que «el 40%» de las 293 familias que atienden están integradas «por inmigrantes procedentes de Sudamérica y de África que están viviendo al margen», ya que «no tienen acceso al servicios sociales, no tienen acceso a sanidad, no tienen acceso a nada», denuncia Silva. Añade, además, que «son ilegales y los únicos que tienen acceso a alguna ayuda son los que tienen niños pequeños» ya que el resto « no están contabilizados en la estadística, no existen porque no están en el sistema». Explica que son personas especialmente afectadas por esta situación de crisis sanitaria porque «viven al margen» ya que «trabajan en negro, viven en negro y con miedo a la policía», y culpa de ello a «la inacción de los políticos que los dejan entrar y después cada cual a su suerte». Por ello insiste en señalar que «lo único que tienen es nuestro reparto porque están fuera del sistema».