Los separadores de Paseo de Chil «están homologados»

22/03/2019

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, asegura que los elementos de hormigón instalados para segregar el tráfico rodado en esta vía capitalina «es el separador más común» y existe en ciudades como Sevilla, Valencia o Zaragoza.

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento capitalino, José Eduardo Ramírez, respondió este jueves a las críticas efectuadas desde el portal especialista en motos Canariasenmoto.com, en el sentido de que los bloque de hormigón instalados en el carril bici de Paseo de Chil para segregar el tráfico rodado resultan un «peligro» para bicis, motos y peatones, asegurando que «esos separadores están perfectamente homologados».

El edil capitalino apuntó que este tipo de elemento «es el separador más común que hay en los carriles bici de casi todas las ciudades españolas parecidas a la nuestra». Así, expuso que «los hay en Sevilla, en Valencia, en Zaragoza, etcétera».

Desde la publicación especialista en motos se alertó de que estos elementos de hormigón podrían ser «lesivos» porque desde una velocidad de 30 km/h, en caso de registrarse una caída, el impacto de una persona contra uno de ellos tendría consecuencias como la pérdida o rotura de una de sus extremidades. Por ello abogaban por instalar cámaras y sancionar a aquellos que no respeten la normativa, o en su defecto borlados flexibles como los que hay en un tramo de la calle Fernando Guanarteme.

Sin embargo, el responsable municipal de Movilidad insistió en que se trata de «un separador homologado que no está teniendo problemas en ningún sitio», por lo que «creemos que aquí tampoco los va a suponer».

Ramírez señaló que «si se va a la velocidad que marca la vía en esa zona, que son 40 km/h o 30 km/h si se cambia la norma, no hay el más mínimo peligro con ese tipo de separadores».

Reflexión

El grupo municipal Popular en el Ayuntamiento capitalino pidió este jueves al tripartito (PSOE, Podemos y Nueva Canarias) que «reflexione» sobre la obra que se lleva a cabo para la construcción de un carril bici en Paseo de Chil, tras la denuncia por inseguridad realizada por colectivos de motoristas de la ciudad, informa en un comunicado.

El portavoz popular, Ángel Sabroso, explicó que el «último despropósito» con este carril-bici ha sido utilizar bloques de hormigón como separadores, «elementos peligrosos para todos los usuarios de las vías, incluidos los propios ciclistas».

«El Ayuntamiento aprendió en 2011 que estos elementos no deben usarse en los carriles bici, gracias al asesoramiento de la Mesa de la Moto. Que en 2019 se vuelva a repetir este error se debe a que el concejal de turno ni se ha enterado», aseveró.

«Se han perdido cuatro años en movilidad ciclista en la ciudad y se termina el mandato metiendo la pata hasta el cuello. Se está poniendo un carril justo donde no había conflicto entre ciclistas y el resto de usuarios de la vía», añadió.